Se ha producido un error en este gadget.

martes, 27 de marzo de 2012

Generosidad

El egoísmo es no establecer una acción si no se ve recompensa; es una de las mayores trampas de la Humanidad. Es la anulación del individuo transformándolo en una maquina con un solo resorte, el egoísmo;
que , por cierto, siempre funciona.
Es una de las razones por las que somos tan fáciles de manejar y hacemos cosas que espantan a la razón.

Sin embargo, todavia se dan casos como este.



Que Fortuna nos proporcione generosidad...

16 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Pues sí, la verdad... Debería cundir el ejemplo.

Besos, pater

p.s. Comemos liebre hoy???? :D

Joselu dijo...

Sorprendente por lo raro que es. Lo más estimulante es advertir que este empresario trata a sus empleados como si fueran parte de su familia, lo que no es frecuente ni habitual. Por aquí no suele suceder eso. Los empleados son piezas prescindibles y solo forman parte del organigrama. Estos, en consecuencia, no se sienten formando parte de la empresa y, si pueden, la joden. Pierden todos.

ZáLeZ dijo...

El egoismo está ligado a la ambición, pero siempre hay excepciones.
Yo me pido un Jefe como éste.

Diego dijo...

El egoísmo, tristemente, es lo que existe junto a la ambición.
No sé si hace falta repartir 15 millones, hay términos medios.
No entiendo cómo hay jefes que están a gusto explotando a otras personas, sabiendo que ellos cobran 5 o6 o 10 veces más que otras personas que, sin ellas, ellos no ganarían nada.
Es algo cultural y, supongo, adherido a las raíoces del ser humano.

pd. hace tiempo aprendí que uno no es lo que dice que es, sino lo que hace.

Un abrazo

María dijo...

Pues mira TEMU meeencanta que des una de cal y otra de arena jajaja y aunque sí, lo de este hombre es algo excepcional, no tanto el que para algunos empresarios sus empleados sean casi como parte de su familia.

Y lo sé de primera mano, porque mi padre era de ellos, motivo por el cual a veces se me ve el plumero y me da tantísima rabia escuchar lo que escucho.

Mi padre montó desde abajo una fábrica de maquinaria que llegó a tener más de 80 empleados. En mi casa han comido empleados suyos, mis hermanos y yo hemos jugado con algunos de sus hijos, luego con 16 o 17 años, nos "obligaba" a ir a currar los veranos a ella...a mi a la oficina
( a hacer que hacía:-) a mi hermano, con mono al taller como un obrero más. Les he visto llorar como magdalenas el día de su entierro a mi lado y yo he llorado abrazada a ellos, así que no es tan raro.

Seguro que como mi padre hay muchos más. Bueno, como mi padre, no, simplemente es irrepetible... para mi, al menos:-)

Este es uno de los motivos por los que me paso la vida diciendo que hay de todo, luego profesionalmente en lo mío ya, también he conocido a muchos otros empresarios que se han dejado la pile por sus empresas y a mucho canta mañanas sin vergüenza, sí, también de esos.

Lo dicho, hay de todo y si no fuéramos a veces tan ciegos, tan injustos y nos quitáramos los prejuicios y el resentimiento que a veces nos comen vivos a todo, de un lado y de otro, las cosas nos irían mejor a todos.

Cuando en el barco vamos todos, mejor remar todos para el mismo lado. El barco de mi padre navegó 40 años seguidos, jamás se hundió, lo amarró a puerto tres años antes de irse él, porque ni mis hermanos ni yo, quisimos seguir sus pasos, vimos lo durísimo que era ser capitán. Pero pensando en su gente, sólo cuando hasta el último de los que trabajaba día a día y codo a codo con él, pudo subirse a otro barco.


Un besito TEMU


PD
Lo siento, me ha salido...es que yo quería muchísimo a mi padre ¿sabes? perdón.

Gemma dijo...

Yo pienso que el egoísta es así por naturaleza, y sabemos que el ser humano no es indomable aunque a veces somos feroces. El amor no está en el corazón de los tacaños y sin duda es porque nadie les ha enseñado, la vida de por sí ya crea una escuela, pero algunos no serán nunca alumnos porque están más centrados en su íntima y autodidacta satisfacción. Yo necesito compartir cuanto tengo para saber que no tengo nada.

Bonita entrada Temu. Un beso.

Dr.Krapp dijo...

No estoy de acuerdo con lo que dices sobre el egoísmo. Todo el mundo busca una recompensa. Todos. Hasta la Madre Teresa buscaba la santidad y quizás el reconocimiento de los que ayudaba. El egoísmo es poner lo personal sobre cualquier otra cosa, no que los demás reconozcan lo que haces por ellos. Faltaría más.
Me parece muy bien lo que ha hecho este hombre pero no deja de ser un acto de generosidad cuando ya te queda poco que pedirle a la vida. Me parecería mejor, es mi modo de pensar, que en vez de dejarles el dinero, les dejase la gestión de la empresa cosa que no deduzco de la noticia. Es como ese famoso dicho de que en vez de dar dinero al Tercer Mundo es más productivo darles medios para que se puedan valer por si mismos.

Temujin dijo...

Novicia, rara avis es...

Temujin dijo...

Joselu, aqui hay de todo. Mis clientes son empresas y te puedo asegurar que hay de todo. No se puede generalizar, como no es muy racional comparar pequeñas empresas con grandes corporaciones..

Temujin dijo...

Zalez, y yo... no te jode...

Temujin dijo...

Diego mi padre decia:
"Las palabras convencen, el ejemplo arrastra.."

Temujin dijo...

Maria, conozco a muchos empresarios, (todos mis clientes lo son) grandes y pequeños y se que hay de todo...

Temujin dijo...

Gemma, el egoísmo es instinto de supervivencia que en teoría debiera queda anulado, cuando se vive en sociedad. Ocurre que no siempre es así...

Temujin dijo...

Krapp, efectivamente todos buscamos nuestra recompensa algunos material y otros espiritual o sentimental, eso es innegable. Ese señor vendió la empresa por diez veces más y con eso se quedo tranquilo espiritualmente, con el resto se quedo tranquilo financieramente...No esta mal.

Temujin dijo...

Krapp, efectivamente todos buscamos nuestra recompensa algunos material y otros espiritual o sentimental, eso es innegable. Ese señor vendió la empresa por diez veces más y con eso se quedo tranquilo espiritualmente, con el resto se quedo tranquilo financieramente...No esta mal.

Temujin dijo...

Krapp, efectivamente todos buscamos nuestra recompensa algunos material y otros espiritual o sentimental, eso es innegable. Ese señor vendió la empresa por diez veces más y con eso se quedo tranquilo espiritualmente, con el resto se quedo tranquilo financieramente...No esta mal.