miércoles, 29 de noviembre de 2023

Plutarco




"Parece ser que César Augusto, al ver que ciertos extranjeros ricos llevaban recogidos de forma cariñosa en sus regazos crías de perros y de monos, les preguntó si las mujeres en sus países no parían niños. Censuró así de forma contundente y con autoridad a quienes malgastaban con animales nuestro
instinto natural de amor y afección, y que se les debe a los seres humanos. 

¿Acaso, por tanto, no es razonable, puesto que nuestra alma por naturaleza posee un elemento dado al conocimiento y al estudio, reprobar a quienes lo malbaratan en estudios y contemplaciones indignos de atención, y descuidan aquéllos que son buenos y provechosos?."
 


Que Fortuna nos propicie conocimientos.



sábado, 25 de noviembre de 2023

Vida de Cimón

"Ya nada de entidad se hizo contra los bárbaros por ninguno de los capitanes griegos, sino que armados unos contra otros, por las instigaciones de los demagogos y fomentadores de la discordia, sin que nadie se pusiera por medio para contener sus manos, se despedazaron con guerras entre ellos dando fuerza al enemigo y fraguando su propia ruina".

(Plutarco. Vida de Cimón)

 Más tarde, en la Tercera Guerra Médica los griegos, otra vez unidos en Liga de Delos, les dieron "pal pelo" a los bárbaros en la Batalla del Rio Eurimedonte

 Los bárbaros en este caso eran persas que no son los mismos que los árabes. 

 Que Fortuna nos permita tomar nota. 


jueves, 23 de noviembre de 2023

Esa gentuza

Pocos textos me representan como este. 

 Paso a menudo por la carrera de San Jerónimo, caminando por la acera opuesta a las Cortes, y a veces coincido con la salida de los diputados del Congreso. Hay coches oficiales con sus conductores y escoltas, periodistas dando los últimos canutazos junto a la verja, y un tropel de individuos de ambos sexos, encorbatados ellos y peripuestas ellas, saliendo del recinto con los aires que pueden ustedes imaginar. 

 No identifico a casi ninguno, y apenas veo los telediarios; pero al pájaro se le conoce por la cagada. Van pavoneándose graves, importantes, seguros de su papel en los destinos de España, camino del coche o del restaurante donde seguirán trazando líneas maestras de la política nacional y periférica. No pocos salen arrogantes y sobrados como estrellas de la tele, con trajes a medida, zapatos caros y maneras afectadas de nuevos ricos. Oportunistas advenedizos que cada mañana se miran al espejo para comprobar que están despiertos y celebrar su buena suerte. Diputados, nada menos. Sin tener, algunos, el bachillerato. Ni haber trabajado en su vida. Desconociendo lo que es madrugar para fichar a las nueve de la mañana, o buscar curro fuera de la protección del partido político al que se afiliaron sabiamente desde jovencitos. Sin miedo a la cola del paro. Sin escrúpulos y sin vergüenza. Y en cada ocasión, cuando me cruzo con ese desfile insultante, con ese espectáculo de prepotencia absurda, experimento un intenso desagrado; un malestar íntimo, hecho de indignación y desprecio. No es un acto reflexivo, como digo. Sólo visceral. Desprovisto de razón. Un estallido de cólera interior. Las ganas de acercarme a cualquiera de ellos y ciscarme en su puta madre.


Sé que esto es excesivo. Que siempre hay justos en Sodoma. Gente honrada. Políticos decentes cuya existencia es necesaria. No digo que no. Pero hablo hoy de sentimientos, no de razones. De impulsos. Yo no elijo cómo me siento. Cómo me salta el automático. Algo debe de ocurrir, sin embargo, cuando a un ciudadano de 57 años y en uso correcto de sus facultades mentales, con la vida resuelta, cultura adecuada, inteligencia media y conocimiento amplio y razonable del mundo, se le sube la pólvora al campanario mientras asiste al desfile de los diputados españoles saliendo de las Cortes. Cuando la náusea y la cólera son tan intensas. Eso me preocupa, por supuesto. Sigo caminando carrera de San Jerónimo abajo, y me pregunto qué está pasando. Hasta qué punto los años, la vida que llevé en otro tiempo, los libros que he leído, el panorama actual, me hacen ver las cosas de modo tan siniestro. Tan agresivo y pesimista. Por qué creo ver sólo gentuza cuando los miro, pese a saber que entre ellos hay gente perfectamente honorable. Por qué, de admirar y respetar a quienes ocuparon esos mismos escaños hace veinte o treinta años, he pasado a despreciar de este modo a sus mediocres reyezuelos sucesores. Por qué unas cuantas docenas de analfabetos irresponsables y pagados de sí mismos, sin distinción de partido ni ideología, pueden amargarme en un instante, de este modo, la tarde, el día, el país y la vida.


Quizá porque los conozco, concluyo. No uno por uno, claro, sino a la tropa. La casta general. Los he visto durante años, aquí y afuera. Estuve en los bosques de cruces de madera, en los callejones sin salida a donde llevan sus irresponsabilidades, sus corruptelas, sus ambiciones. Su incultura atroz y su falta de escrúpulos. Conozco las consecuencias. Y sé cómo lo hacen ahora, adaptándose a su tiempo y su momento. Lo sabe cualquiera que se fije. Que lea y mire. Algún día, si tengo la cabeza lo bastante fría, les detallaré a ustedes cómo se lo montan. Cómo y dónde comen y a costa de quién. Cómo se reparten las dietas, los privilegios y los coches oficiales. Cómo organizan entre ellos, en comisiones y visitas institucionales que a nadie importan una mierda, descarados e inútiles viajes turísticos que pagan los contribuyentes. Cómo se han trajinado -ahí no hay discrepancias ideológicas- el privilegio de cobrar la máxima pensión pública de jubilación tras sólo 7 años en el escaño, frente a los 35 de trabajo honrado que necesita un ciudadano común. Cómo quienes llegan a ministros tendrán, al jubilarse, sólidas pensiones compatibles con cualquier trabajo público o privado, pensiones vitalicias cuando lleguen a la edad de jubilación forzosa, e indemnizaciones mensuales del 100% de su salario al cesar en el cargo, cobradas completas y sin hacer cola en ventanillas, desde el primer día.


De cualquier modo, por hoy es suficiente. Y se acaba la página. Tenía ganas de echar la pota, eso es todo. De desahogarme dándole a la tecla, y es lo que he hecho. Otro día seré más coherente. Más razonable y objetivo. Quizás. Ahora, por lo menos, mientras camino por la carrera de San Jerónimo, algunos sabrán lo que tengo en la cabeza cuando me cruzo con ellos.


Arturo Pérez-Reverte "El Semanal" 5 de Julio de 2009.


 Pobre del que haya perdido su capacidad de indignarse y justifique corruptelas presentes con corrupciones pasadas, estará perdido. 

 Me resulta muy curioso que yo, que critiqué las composiciones de los Tribunales Constitucionales y el Consejo General del Poder Judicial en este blog con parecida vehemencia que ahora, era aplaudido entonces por algunos o muchos. Cuando critico con parecida, no más, vehemencia a los del otro lado casi se me considera de ultraderecha. 

 Mi pensamiento no ha variado ni mi indignación tampoco. 


 Defender lo que defendía el Psoe hace unos meses ahora es casi ser un fascista que no quiere la convivencia, manda huevos que poca falta de ética y de estética. 

 Vean el video, por favor, son apenas unos segundos. 



 Sin vergüenza, sin pudor. 

 Que Fortuna nos ampare. 

 No podre contestar en breve, un saludo a todos, a los que piensan como yo y a los otros,  a los "equivocados"...😇😇😇

miércoles, 22 de noviembre de 2023

La pesca en Argentina

  Este domingo en Cuarto Milenio el aterrador y espeluznante caso de Argentina.

  Es increíble que Argentina no haya votado socialismo.  

  El socialismo argentino, ese sistema económico que les proporciona una dieta eco sostenible, vegana y con perspectiva de género, es decir baja, muy baja en carne. 

 Ya sabemos que Argentina nunca ha sido un productor de carne y conocemos la aversión natural de los argentinos a las parrilladas.

 Iker Jiménez intentará descifrar el misterio insondable que propició que los argentinos no votarán al socialismo, esa maravilla política que les proporciona un 142,7% de inflación en el último año. 

  Y encima, para más "inri" votan a un individuo que dice que les va a dar pescado. ¿Querrán parrilladas de pescado ahora?, ¿Han cambiado los gustos gastronómicos en Argentina?.



 "Nosotros no te vamos a dar el pescado, te vamos a enseñar a pescar, a hacer la caña y ojalá seas tan exitoso que tengas tu propia empresa de pesca".

 Espero que Javier Gerardo Milei se temple un poco o un mucho, (no le va a quedar más remedio y lo sabe), que tenga éxito y que Fortuna sea propicia a los  argentinos.

lunes, 20 de noviembre de 2023

Nueve de Noviembre

 Grandes eventos tuvieron lugar el nueve de Noviembre, es una fecha histórica, pero me quedo con dos:


  1. Un nueve de Noviembre nació completamente desnudo en Burgos el que escribe esto. 

 Nacer desnudo en Burgos en Noviembre, por razones obvias, no es lo mismo que hacerlo en Almeria.

   2. El Nueve de Noviembre de 1.989 cayó el Muro de Berlín. 


 


 Ese Nueve de Noviembre los ciudadanos de Alemania Occidental oprimidos por lustros de capitalismo salvaje, propiedad privada, anuncios en televisión, coches en la puerta de su domicilio, viviendas inviolables, frigoríficos, lavadoras, secadoras, aparatos de TV, iniciativa privada, industria privada, religiones varias, diferencias entre ricos y pobres, tomaron una decisión.

 Ese nueve de Noviembre enrabietados por la libertad de elección de partidos políticos, anulados mentalmente por la democracia liberal que les permite elegir y prosperar, agelipollaos por la división de poderes, atontaos por el mercado libre, la abundancia de ofertas y productos espabilaron y decidieron pasarse al paraíso socialista. 

 Fue una auténtica epopeya revolucionaria del pueblo y la puebla, se me cae una lagrimilla al recordarlo. 

 Masas de alemanes del Oeste huyen al Este a la República Democrática de Alemania.

  Iban al Edén socialista de la sanidad pública única, la Gloria del economato único público, a la Bienaventuranza del partido único (para que quieren más), a la Enseñanza Pública Única, a la religión pública única (la del partido), al sistema de la República Democrática de Alemania donde los políticos  mandaban sobre los jueces.
 Con fuerza socialista se dirigen al transporte público (por el medioambiente y el biencomún, claro) mientras dejaban sus Wolkswagen para la familia abandonados y liberados del capitalismo opresor. 

 Resumiendo, buscaban el Elíseo de la Igualdad en la pobreza.

 Ese fue el motivo porque el paraíso socialista puso el Muro de Berlín, para no ser invadidos por las hordas liberales del Oeste que huyen de la economía de mercado, coches, separación de poderes, casas propias, propiedad privada y esas malditas cosas del nefasto capitalismo.  

 No como dicen los fachas que defienden que el Muro se construyó para que los alemanes del este no huyeran del socialismo, esa mentira de los medios vendidos al capital... 
 
Hechos similares se ven cuando ciudadanos de EEUU huyen a Cuba y otros de la Corea capitalista luchan contra el muro para pasar a la República Popular Democrática de Corea del Norte. 

 La República Democrática de Alemania del Este puso un muro contra los fachas, vamos... Todo muy republicano y muy democrático, desde luego... 

 Pero no se preocupen, nuestro amado líder, nuestro apuesto dirigente, nuestro guia y oráculo ya ha anunciado un muro, otra vez, contra todo este mal. 

 Y, ¿como no?, al ser socialista será un muro republicano y democrático que te rilas.. En la línea habitual del socialismo. 

 Alabado sea Sánchez y su República Democrática...

 Que Fortuna me permita vivir en la condena que supone el capitalismo, la separación de poderes y la dictadura del 78. Masoca que es uno.