lunes, 13 de noviembre de 2017

150 detenidos, 20 ejecutados y cinco muertos en prisión




El resultado de los juicios de Salem fueron 150 detenidos, 20 ejecutados y cinco muertos en prisión, que se tenga constancia, todos ellos inocentes.

Sin embargo, apenas cuatro años después del juicio, los jurados que dictaron sentencia firmaron una confesión de error en la que disculpaban su actuación ateniéndose y justificando su conducta en función del miedo y la histeria colectivas desatados por los vecinos y público.

Me he acordado de esto cuando he visto lo del juicio que va a acontecer contra cinco personas acusadas de cometer una agresión contra otra persona en los San Fermines...

Condenados de antemano, por la gente, por los vecinos, por el público y por los medios de comunicación ya están, pero... ¿Y si son inocentes?...

Que Fortuna proporcione luz y Justicia.



jueves, 9 de noviembre de 2017

El Cid y los cincuenta

Resultado de imagen de el cid campeador imagenes

Tenía pensado hablarles hoy del Cid Campeador, en monográfico, porque el personaje es para darle de comer aparte. De él se ha usado y abusado a la hora de hablar de moros, cristianos, Reconquista y tal; y en tiempos de la historiografía franquista fue uno de los elementos simbólicos más sobados por la peña educativa en plan virtudes de la raza ibérica, convirtiéndolo en un patriota reunificador de la España medieval y dispersa, muy en la línea de los tebeos del Capitán Trueno y el Guerrero del Antifaz; hasta el punto de que en mis libros escolares del curso 58-59 figuraban todavía unos versos que cito de memoria: «La hidra roja se muere / de bayonetas cercada / y el Cid, con camisa azul / por el cielo azul cabalga».

Para que se hagan idea.

Pero la realidad estuvo lejos de eso. Rodrigo Díaz de Vivar, que así se llamaba el fulano, era un vástago de la nobleza media burgalesa que se crió junto al infante don Sancho, hijo del rey Fernando I de Castilla y León. Está probado que era listo, valiente, diestro en la guerra y peligroso que te rilas, hasta el punto de que en su juventud venció en dos épicos combates singulares: uno contra un campeón navarro y otro contra un moro de Medinaceli, y a los dos dio matarile sin despeinarse.

En compañía del infante don Sancho participó en la guerra del rey moro de Zaragoza contra el rey cristiano de Aragón -la hueste castellana ayudaba al moro, ojo al dato-; y cuando Fernando I, supongo que bastante chocho en su lecho de muerte, hizo la estupidez de partir el reino entre sus cuatro hijos, Rodrigo Díaz participó como alférez abanderado del rey Sancho I en la guerra civil de éste contra sus hermanos.

 A Sancho le reventó las asaduras un sicario de su hermana Urraca; y otro hermano, Alfonso, acabó haciéndose con el cotarro como Alfonso VI. A éste, según leyenda que no está históricamente probada, Rodrigo Díaz le habría hecho pasar un mal rato al hacerle jurar en público que no tuvo nada que ver en el escabeche de Sancho.

Juró el rey de mala gana; pero, siempre según la leyenda, no le perdonó a Rodrigo el mal trago, y a poco lo mandó al destierro. La realidad, sin embargo, fue más prosaica. Y más típicamente española. Por una parte, Rodrigo había dado el pelotazo del siglo al casarse con doña Jimena Díaz, hija y hermana de condes asturianos, que además de guapa estaba podrida de dinero.
Por otra parte, era joven, apuesto, valiente y con prestigio. Y encima, chulo, con lo que no dejaban de salirle enemigos, más entre los propios cristianos que entre la mahometana morisma. La envidia hispana, ya saben. Nuestra deliciosa naturaleza. Así que la nobleza próxima al rey, los pelotas y tal, empezaron a hacerle la cama a Rodrigo, aprovechando diversos incidentes bélicos en los que lo acusaban de ir a su rollo y servir sus propios intereses. Al final, Alfonso VI lo desterró; y el Cid -para entonces los moros ya lo llamaban Sidi, que significa señor- se fue a buscarse la vida con una hueste de guerreros fieles, imagínense la catadura de la peña, en plan mercenario. Como para ponerse delante. 
No llegó a entenderse con los condes de Barcelona, pero sí con el rey moro de Zaragoza, para el que estuvo currando muchos años con éxito, hasta el punto de que derrotó en su nombre al rey moro de Lérida y a los aliados de éste, que eran los catalanes y los aragoneses. Incluso se dio el gustazo de apresar al conde de Barcelona, Berenguer Ramón II, tras darle una amplia mano de hostias en la batalla de Pinar de Tévar. Así estuvo la tira de años, luchando contra moros y contra cristianos en guerras sucias donde todos andaban revueltos, acrecentado su fama y ganando pasta con botines, saqueos y tal; pero siempre, como buen y leal vasallo que era, respetando a su señor natural, el rey Alfonso VI. Y al cabo, cuando la invasión almorávide acogotó a Alfonso VI en Sagrajas, haciéndolo comerse una derrota como el sombrero de un picador, el rey se tragó el orgullo y le dijo al Cid: «Oye, Sidi, échame una mano, que la cosa está chunga». Y éste, que en lo tocante a su rey era un pedazo de pan, campeó por Levante -de paso saqueó la Rioja cristiana, ajustando cuentas con su viejo enemigo el conde García Ordóñez-, conquistó Valencia y la defendió a sangre y fuego.
Y al fin, en torno a cumplir 50 tacos, cinco días antes de la toma de Jerusalén por los cruzados, temido y respetado por moros y cristianos, murió en Valencia de muerte natural el más formidable guerrero que conoció España.

Al que van como un guante otros versos que, éstos sí, me gustan porque explican muchas cosas terribles y admirables de nuestra Historia: «Por necesidad batallo / y una vez puesto en la silla / se va ensanchando Castilla / delante de mi caballo».

Patente de corso
Una historia de España (XI)
XLSemanal - 07/10/2013

Hoy cumplo cincuenta, ya he ganado al Cid en edad, que no en fama... pero todavía no estoy muerto...

Que Fortuna me siga manteniendo el espiritu

martes, 7 de noviembre de 2017

Gracias Paco



El pasado 29 de octubre, en la manifestación convocada en Barcelona, Paco Frutos dio voz a la izquierda antiindependentista; gracias, Paco.


Diré quién soy. Fui, en 1979, concejal en Barcelona, miembro del equipo de gobierno de Pascual Maragall. También, diputat en el Parlament catalán, miembro de su Comisión de Derechos Humanos.

Gracias, Paco, por recordar que las instituciones catalanas democráticas no fueron producto de apaño como dicen el vocero de la mentira populista o el barato independentismo.

Pero mi historia viene de antiguo. Fui guerrillero, pasaba la muga con las planchas del prohibido Mundo Obrero a mis espaldas, fui responsable del PCE de Murcia en la clandestinidad, fui detenido, fui torturado, como atestiguan mis vértebras, cumplí seis años de cárcel, grité amnistía, perdoné a mi torturador. No me hablen de libertades quienes solo las han disfrutado.

No importa, me llaman fascista. Pero el fascismo mata, el franquismo mataba, que lo sepan esos miserables que al mentir, insultan la memoria de nuestros muertos y muertas. Gracias, Paco, por recordar a catalanes y catalanas la voz del estimado PSUC, partido nacional que no nacionalista, la voz de la izquierda comprometida con su clase.

Fui secretario general del PCE en Madrid, hasta que mi salud me lo permitió, miembro de su Comité Central. Partido de militancia y no grupúsculo, como el que hoy usurpa la sigla, convertido en un sindicato amarillo de intereses personales.

No dude nadie, gracias Paco por recordarlo, que el nacionalismo grande o pequeño es una traición a la clase obrera. Fui secretario de la Construcción de las Comisiones Obreras de Cataluña; y algunos pijos me llaman burgués y fascista, mientras asisten a huelgas pagadas por patrones y gobiernos.

Necesitamos que se recuerden las voces, la historia y la verdad porque necesitamos que nuestros nietos no compren las revoluciones en las redes sociales o las pistas cubiertas, necesitamos que se recuerden las huelgas de semanas, las cajas de resistencia, los salarios no cobrados. Hoy se hacen huchas para los responsables del “tres per cent”, no para ningún trabajador en huelga

Gracias Paco por recordar que la democracia no se conquistaba huyendo ni comiendo butifarras en las plazas, sino conquistando las plazas.

Nos lo explicó a ambos Manuel Vázquez Montalbán: nuestro propósito es la palabra libre en la ciudad libre. Gracias Paco por recordarnos que no debemos permitir que, en nombre de la libertad, se niegue la posibilidad de un proyecto solidario para España.

Gracias, Paco, por recordar la bandera de la izquierda que no le baila el agua al independentismo, sino que es capaz de crear un proyecto autónomo.

Me llamo Justiniano Martínez. Y yo sí fui preso político.

Justiniano Martínez Medina es exsecretario general del Partido Comunista de España en Madrid.


Original aquí


Que Fortuna nos sea propicia

sábado, 4 de noviembre de 2017

La Nueva República, políticos detenidos y las leyes textuales.


Articulo 1. En la nueva república, los presidentes democráticos del Gobierno pueden ir al juzgado, sacar a los detenidos y ponerles en libertad si así lo estiman conveniente, los jueces son parte del mobiliario, si nos gusta lo que hacen, bien, viva la Justicia; si no nos gusta, nos los pasamos por el arco del triunfo.

Articulo 2.En la nueva república, lo democrático es que cualquiera que quiera apropiarse del territorio de la misma y crear una nueva república dentro de la actual, actuará de forma impune, recibirá fondos y apoyo del Gobierno y sus actuaciones no serán perseguidas, aunque utilicen dinero público de todos los ciudadanos en sus fines particulares .

Articulo 3. En la nueva república, lo democrático es que si una asociación decide sitiar de forma organizada a funcionarios que actúan bajo mandato judicial, rodearlos, impedirles de facto la salida, destrozarles los coches y abuchearles, proveyendo a la multitud de diversión, comida y medios para continuar el asedio, estos hechos no tendrán ninguna repercusión, y se aplicara el articulo 1.

Articulo 4. En la nueva república, lo normal y democrático es que quien es el máximo responsable de actos que van contra la república huya, lo democrático es que las gentes que le siguieron, apoyaron, se jugaron hacienda y patrimonio, los empleados públicos que recibirán consecuencias de empleo y sueldo, apechuguen con las consecuencias y que el líder tenga magníficos abogados y una estancia en el exilio, sin trabajar, financiado con los recursos públicos agenciados a trabajadores y empresas y quitados de otros menesteres menos democráticos, como puentes, farmacias o carreteras...


Estos son los postulados del independentismo y supongo que vendrán en el acta fundacional de la nueva república, o no, no lo se.

Los jueces no hacen política, aplican Derecho.

Cuando los políticos aplican justicia el país se convierte en dictadura, porque no todos los ciudadanos somos iguales ante la ley y estamos sometidos al capricho del cacique o del político de turno que se cree con la verdad absoluta, resumiendo HAY INDEFENSIÓN, eso seria un pais bananero, tercermundista y dictatorial, que parece que es lo que piden algunos, que sea el gobierno el que se imponga sobre los jueces y les desautorice con hechos. Curiosamente, los que piden esto van repartiendo carnet de demócratas por el mundo, hay que joderse...

TÍTULO XXI

Delitos contra la Constitución

CAPÍTULO PRIMERO

Rebelión

Son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes:

1.º Derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución.
2.º Destituir o despojar en todo o en parte de sus prerrogativas y facultades al Rey o Reina o al Regente o miembros de la Regencia, u obligarles a ejecutar un acto contrario a su voluntad.
3.º Impedir la libre celebración de elecciones para cargos públicos.
4.º Disolver las Cortes Generales, el Congreso de los Diputados, el Senado o cualquier Asamblea Legislativa de una Comunidad Autónoma, impedir que se reúnan, deliberen o resuelvan, arrancarles alguna resolución o sustraerles alguna de sus atribuciones o competencias.
5.º Declarar la independencia de una parte del territorio nacional.
6.º Sustituir por otro el Gobierno de la Nación o el Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma, o usar o ejercer por sí o despojar al Gobierno o Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma, o a cualquiera de sus miembros de sus facultades, o impedirles o coartarles su libre ejercicio, u obligar a cualquiera de ellos a ejecutar actos contrarios a su voluntad.
7.º Sustraer cualquier clase de fuerza armada a la obediencia del Gobierno.


TÍTULO XXII

Delitos contra el orden público

CAPÍTULO PRIMERO

Sedición

Artículo 544

Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.

Artículo 545

1. Los que hubieren inducido, sostenido o dirigido la sedición o aparecieren en ella como sus principales autores, serán castigados con la pena de prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad. En ambos casos se impondrá, además, la inhabilitación absoluta por el mismo tiempo.

2. Fuera de estos casos, se impondrá la pena de cuatro a ocho años de prisión, y la de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de cuatro a ocho años.


Artículo 547

En el caso de que la sedición no haya llegado a entorpecer de un modo grave el ejercicio de la autoridad pública y no haya tampoco ocasionado la perpetración de otro delito al que la Ley señale penas graves, los Jueces o Tribunales rebajarán en uno o dos grados las penas señaladas en este capítulo.

Artículo 548

La provocación, la conspiración y la proposición para la sedición serán castigadas con las penas inferiores en uno o dos grados a las respectivamente previstas, salvo que llegue a tener efecto la sedición, en cuyo caso se castigará con la pena señalada en el primer apartado del artículo 545, y a sus autores se los considerará promotores.

Artículo 549


Lo dispuesto en los artículos 479 a 484 es también aplicable al delito de sedición.

Y por ultimo que es la violencia en el Codigo penal, que no solo es destrozar coches, intimidar funcionarios, apropiarse de espacios públicos para actos prohibidos, etc, etc...


Violencia

Vicio de la voluntad que tiene lugar cuando, para arrancar el consentimiento de una persona, se emplea fuerza irresistible.

Vicios de la voluntad. 

(Derecho Civil) Hecho que puede inspirar un temor tal, que la víctima da su consentimiento a algo que, de no ser asi, no hubiese aceptado. V. Vicio del consentimiento. 

Es uno de los vicios que pueden afectar al consentimiento contractual. Consiste en el empleo de la fuerza física por cualquiera para obtener el consentimiento del contratante, quedando así afectada la libertad de exteriorizar su voluntad. Tanto en el caso de que la fuerza empleada haya sido irresistible (vis absoluta), como en el caso de que la violencia dejara margen a una cierta libertad (vis compulsiva), se entiende que existe consentimiento, aunque viciado.

Código civil, artículos 1.267 y 1.268. 


Situación o estado contrario o naturaleza, modo o índole. | Empleo de la fuerza para arrancar el consentimiento. | Ejecución forzosa de algo, con independencia de su legalidad o ilicitud. | Coacción, a fin de que se haga lo que uno no quiere, o se abstenga de lo que sin ello se querría o se podría hacer. | Presión moral. | Opresión. | Fuerza. | Violación de la mujer (v), contra su voluntad especialmente. | Todo acto contra justicia y razón. | Proceder contra normalidad o naturaleza. | Modo compulsivo o brutal para obligar a algo. | Interpretación excesiva o por demás amplia de algo.




Viendo las leyes creo que hay pocas dudas, en mi caso por lo menos, de la culpabilidad de los políticos detenidos. Otra cosa es que yo les hubiese encarcelado preventivamente o no, que eso es otro tema a discutir, a priori, yo no lo hubiese hecho, pero yo no soy juez . Yo no tengo todos los datos de la investigación sobre mi mesa, que esa es otra, pero si echamos un vistazo a los autos, (me le he leído) más que a las opiniones, creo que son bastante esclarecedores de porque esta juez ha decidido la detención preventiva y me hacen dudar, la verdad.

No puede haber leyes diferentes por ser los actores diferentes,  los fiscales están para denunciar estos hechos si tienen conocimiento de los mismos.
Por esto Rato ha estado en la cárcel, políticos como Bárcenas, Pujol, Barrionuevo y otros muchos que han estado y que estarán, si no hay igualdad de trato, ¿qué clase de sociedad queremos?.

Que Fortuna nos sea propicia.

P.D. ¿Creo que todas las leyes son perfectas y justas?, pues no, pero tampoco las personas lo somos. Creo que hubiera que cambiar muchas, como imponer la custodia compartida como norma general en todos los casos de divorcio, pero yo no secuestro a mis hijos de su madre porque pienso que he sido sometido a una injusticia, (aunque quizá en la nueva república se legitimase eso), y creanme, para un hombre si es una condena de verdad que le aparte un juez de sus hijos y pueda verles a plazos.  Se de lo que hablo.





miércoles, 1 de noviembre de 2017

Entre el exilio, la roca Tarpeya, el suicidio y héroes de barra de bar.

Resultado de imagen de senado y pueblo romano


A los ciudadanos romanos no se les pegaba, encarcelaba o torturaba, tan sólo podían pegar a la gente los lictores que escoltaban a los magistrados curules, nunca matarlos. Por eso las fasces que era la unión de treinta varas de olmo (símbolo de la fuerza de la unión) sólo llevaban el hacha incorporada cuando los lictores estaban fuera de Roma.

En la República, a los generales que no cumplían órdenes, exhibían cobardía o aquellos que, en mitad de la batalla huían, Roma, o mejor dicho, el Senado y el Pueblo romanos, les despojaba de la ciudadanía, se les confiscaban los bienes y se les desterraba fuera de Roma condenados al exilio de por vida.

Así mismo, ningún ciudadano romano podía dar cobijo, alimento o ayuda de ninguna clase a dicho ciudadano bajo pena de correr similar suerte.

Durante la República, esta era, para un ciudadano romano, la pena capital, no había cárcel y.. creo... que casi no se ejecutaba a ningún romano, solo a extranjeros y algunos traidores a los que se arrojaba desde la Roca Tarpeya.


Como sus familias seguían su destino, mujeres, hijos y haciendas incluidos, estos eran protegidos del proceso penal por el acusado mediante su suicidio.
El suicidio era un acto de dignidad, una muerte con honor, uno se clavaba la espada o hacia que se la clavasen, se envenenaba o se cortaba las venas en un baño templado, como un último acto de pundonor que privaba de la deshonra a su familia. Mediante esta fórmula la familia y herederos conservaban honorabilidad y patrimonio pudiendo seguir con los años carreras políticas y negocios.
La dignidad de la familia y la dignidad del Senado y Pueblo romanos seguía sin mancilla.


De estos hechos viene una frase que me gusta mucho:

"Pensar como un griego, luchar como un espartano y morir como un romano.."

Pero claro aqui se habla de dignidad y eso no está de moda ahora.



Por esto, los romanos se cuidaban mucho de meterse en batallas por iniciativa propia donde pudiesen perder, ya que el malgasto de dinero, vidas y recursos del Senado y Pueblo romanos podía acarrearles dicha pena. Así Roma se hizo grande, eliminando a temerarios y héroes de barra de bar..

O eso creo yo, que no estaba allí...

Que Fortuna destierre a los héroes de barra de bar