Gente que piensa.

lunes, 26 de diciembre de 2016

La función continua



Y ahora llega el año nuevo, los días empiezan a crecer, es el retorno de la luz, y yo, en esto, si creo como parte del ciclo vital.

Creo que después de los estúpidos anuncios de las compañías eléctricas deseándonos felicidad nos vuelven a subir la tarifa, digo yo que se podían haber ahorrado los anuncios y haber mantenido la tarifa.

Y ya metidos en publicidad estúpida, por favor, que alguien sancione o le pegue un tiro en la rodilla a los de los anuncios de colonias.
Mientras tanto, el próximo año, algunos seguiremos, por múltiples razones, "a fronte praecipitium a tergo lupi", que sino la vida se hace aburrida y asi te conservas más joven.
Algunas veces echo de menos cuando hace muchos años alguna vez me aburría.

Que Fortuna nos aclare.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

A tiempo


Esta es una bofetada, en el momento apropiado y con la intensidad adecuada...
La verdad es que cuando veo un vídeo de estos, en los que se ríen de la gente y luego lo sacan en TV, en no pocas veces me he preguntado si no les habían dado un buen y merecido tortazo.
Bueno.... mi enhorabuena al repartidor...


Por cierto, el idiota este de los vídeos ha denunciado al repartidor, no se ha admitido a tramite...

Que Fortuna reparta algunas de estas

domingo, 11 de diciembre de 2016

Sobre la Justicia en la Ínsula Barataria

video

Decia el afamado Caballero Andante al dar consejos a su escudero Sancho Panza sobre el buen gobierno de la insula Barataria:

Nunca te guíes por la ley del encaje, que suele tener mucha cabida con los ignorantes que presumen de agudos.
Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia, que las informaciones del rico.
Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico, como por entre los sollozos e importunidades del pobre.
No te ciegue la pasión propia en la causa ajena, que los yerros que en ella hicieres, las más veces, serán sin remedio; y si le tuvieren, será a costa de tu crédito, y aun de tu hacienda.

En este tema, como en otros muchos, no todo el monte es orégano...

Que Fortuna nos propicie criterio.

martes, 6 de diciembre de 2016

La Babilonia de los estúpidos



Detesto los transportes públicos colectivos, no dudo de su supuesto beneficio social o su supuesto beneficio "ecológico" (muy dudoso, pues hay otras formas de producir energía más viables y razonables que quemar restos de animales y plantas podridos, pero bueno..).


No me gusta viajar en manada, no me gusta carecer de autonomía de decisión, de pararme donde me de la gana o de tener que decir al conductor, ¡¡¡pepe, para, que me meo!!!.

No puedo evitar la comparación con un camión de ganado, donde se meten las reses en un sitio y se las saca en otro, sin que ellos puedan hacer nada.
.
 La honrosa excepción a mi aversión a los transportes públicos eran los antiguos trenes con compartimentos, conocí uno, el Santander Mediterraneo, que en aras de la "nueva comunicación del siglo XXI" fue desmontado por un gobierno que decía ser socialista, para beneficio de no se que zonas en detrimento de otras, todo muy socialista y europeo.

Viaje varias veces en él, tenia compartimentos, iba lento y en verano abríamos la puerta, nos sentábamos en la escalera y veíamos el mundo pasar.
Compartíamos un cigarrillo entre dos amigos, no eran los tiempos donde fumar seria causa de que el mismo gobierno que te lo vendía, te acusase de casi crímenes contra la Humanidad por fumar y te sancionase por consumir lo que él vende.
El Santander Mediterráneo fue la excepción que confirma la regla.

Creo que hay que viajar sin hora, sobre todo cuando uno sale más allá de los cien kms a la redonda que nos son familiares. Así que, cuando uno sale para Córdoba, por ejemplo, uno sale y ya llegará, es estúpido viajar con prisa y sin disfrutar del camino.

Una vez fui en el Ave a Córdoba, hace muchos años, joder, puntual como ninguno, ni un minuto de retraso, todo limpio, aseptico, casi sin olores, vamos... una autentica mierda...

En un cajón sin separaciones, todo el mundo hablaba con el móvil con gente a kilómetros de distancia, ignorando a su compañero de viaje, todos tremendamente ocupados haciendo gestiones, y el que no las tenia, llamaba para decir que iba en el Ave y que es un tren muy puntual y que esta mu guay...

Parecía la Babilonia de los estúpidos, todos hablando y ninguna comunicación .

Me hice la firme promesa de no volver a montarme en un artefacto de estos.

Yo viajo bastante en coche, casi siempre solo (por profesión), algunas veces paro ante un paisaje, un olor a campo después de llover, una luz que sale entre las nubes y... muchas otras... en las cantinas de pueblos, o bares de carretera, observo al paisanaje, hablo con camareros y cantineros, auténticos psicólogos en muchos casos, intercambio información.

Si estoy en pueblos hablo del campo, si estoy en bares de carreteras del estado de las mismas, si llueve hablo del tiempo y si no, también.

Si aguantas dos rondas, las conversaciones derivan y es increíble la información y los sentimientos que dos desconocidos pueden llegar a compartir.



He vivido de conversar con la gente muchos años, creo que lo hago de forma digna y honrada; digo, en casi todos los sitios, a que me dedico y es increíble ver como la gente te ayuda a que te ganes la vida, algunos dicen:  puedes ir a ver a tal, que tiene camiones, otro te dice que hay uno que tiene un camión viejo...todos se solidarizan contigo y con el mal estado de la economía...

Creo que hay una solidaridad entre los que nos vemos trabajadores, asombrosa y cuando dices que te ganas la vida con esto, la gente te ayuda de forma altruista.
Disfruto con mi trabajo y con la compañía, por eso no me gusta los transportes colectivos se pierde el encanto de viajar.

Los viajes son para disfrutarles, para mi son como la vida, podemos hacer el viaje o disfrutar viajando y yo soy más de disfrutar...
Por eso no me gustan los autobuses, ni los trenes modernos, ni los metropolitanos; no puedes parar y disfrutar. Te montas y ellos hacen el viaje por ti...



Que Fortuna nos haga más libres.

P.D. Esta entrada la tenia escrita hace tiempo es uno de los 385 borradores que tengo hechos y es la entrada 1.008 que he publicado. Pasa el tiempo.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Año 632 después de Ford


Porque, desde luego, alguna especie de idea general debían tener si habían de llevar a cabo su tarea inteligentemente; pero no demasiado grande si habían de ser buenos y felices miembros de la sociedad, a ser posible. Porque los detalles, como todos sabemos, conducen a la virtud y la felicidad, en tanto que las generalidades son intelectualmente males necesarios. 
No son los filósofos sino los que se dedican a la marquetería y los coleccionistas de sellos los que constituyen la columna vertebral de la sociedad. Mañana —añadió, sonriéndoles con campechanía un tanto amenazadora—,empezarán ustedes a trabajar en serio. Y entonces no tendrán tiempo para generalidades.

Un mundo feliz (Aldous Huxley).

He vuelto a leer este libro, siempre me fascino porque en el veo un reflejo de a donde va nuestro mundo.
Un mundo de especialistas, que una vez sacados de su especialidad, en no pocos casos, son auténticos ignorantes.

No se, tal vez este equivocado, pero esto es lo que intuyo.

La fecha a partir de Ford en el libro indica que es lo que se premiaba, la producción en serie, donde las personas tienen una única función y nunca saben del conjunto que fabrican. Esto protegía al industrial de copias y competencia. Nadie en una fabrica de coches o muy pocos sabrían construir un coche y desconocen todo lo que no hacen ellos y esto si es una verdad como un templo. Como es una verdad que hay muchas personas que son felices haciendo una labor mecánica similar todos los días y esa felicidad esta exenta de preguntas, llegan hacen lo que les mandan, cobrar su parte y se van a sus casas felices, algunas veces les envidio, ni se preguntan, ni cuestionan nada, ni saben, ni desean saber.

La cita del libro, me pareció una perla y casi inmediatamente decidí compartirla, porque...¿Que es la riqueza sino tienes con quien compartirla?

Soy persona que gusta de practicar e intentar seguir la razón, sin embargo, me dejo, en no pocos casos, llevar por mi intuición; practica esta que entra, en demasiadas ocasiones,  prácticamente en contra de la razón, pero que... como me ha dado excelentes resultados, racionalmente la sigo, (aquí creo que me he liado un poco pero "semos asin"...y "asin actuamos").


Que Fortuna nos aporte visión general.