domingo, 23 de julio de 2017

Desconfianza con fundamento

Resultado de imagen de javier marias frases



Hemos llegado al punto en el que debe desconfiarse de quienes se proclaman “demócratas” con excesivo y sospechoso ahínco. O de quienes compiten denodadamente por parecerlo más que el resto. Porque entre ellos se esconden precisamente los individuos más autoritarios —por no decir dictatoriales— de nuestras sociedades. Maduro apela a la democracia para cargarse la poca que queda en su país, ya desde Chávez. Los políticos independentistas catalanes la invocan para instaurar, si pudieran, un régimen monocolor, con control de los jueces y la prensa, e incluso con la figura del “traidor” o “anticatalán” para todo el que no aplaudiera y bendijera sus planes. Y van en aumento las formaciones políticas que practican o defienden la llamada “democracia directa” o “asamblearia” en detrimento de la representativa, alegando que sólo la primera es verdadera. Lo curioso de estos partidos es que, al mismo tiempo, no prescinden de secretarios generales, presidentes, líderes y ejecutivas. Si todas las decisiones las van a tomar los militantes, no se ve qué falta hacen los próceres y dirigentes, por qué luchan entre sí y ansían hacerse con el poder y el mando.

Todo esto es un timo, como ya se ha comprobado en las “consultas populares” que ha organizado el inefable Ayuntamiento de Madrid, dominado por Ahora Madrid y encabezado por Carmena. Recordarán que una de estas votaciones fue respecto a la reforma de la Plaza de España. Se dio a elegir a los ciudadanos entre setenta proyectos —­setenta—. Como era de esperar, sólo 7.000 residentes se molestaron en pronunciarse, probablemente los partidarios de Ahora Madrid y unos cuantos ociosos (la gente ya tiene bastante con ocuparse de sus problemas y ganarse la vida). 7.000 madrileños debe de ser algo así como el 0,3% de la totalidad, lo cual invalidaría per se cualquier resultado. En todo caso, ese 0,3% mostró su preferencia por los proyectos Pradera urbana (903 aplastantes votos) y The Fool on the Hill (784 abrumadores). Pero entonces intervino un jurado, que decidió que los ciudadanos no tenían ni puta idea y declaró finalistas los proyectos que habían quedado en tercera y décima posición. La organización de la ridícula consulta pudo costar 600.000€ (no sé la cuantía final), sólo para que Ahora Madrid fingiera burdamente ser más democrático que nadie y luego pasarse por el forro la elección de los consultados. Poco después vino otra consulta, por el mismo precio barato, sobre la peatonalización de la Gran Vía, la cual, sin embargo, estaba ya decidida por el autoritario Ayuntamiento. Pero como “la ciudadanía de Madrid es soberana”, según dijo con gran cinismo el concejal Calvo, se llevó a cabo la farsa de preguntarle acerca de detalles menores y estúpidos como el número de pasos peatonales, o “¿Consideras necesario mejorar las condiciones de las plazas traseras vincu­ladas a Gran Vía para que puedan ser utilizadas como espacio de descanso y/o estancia?” No obstante, y según reconoció ese edil experto en cinismo, el Ayuntamiento ya había convocado el concurso de jóvenes arquitectos para remodelar dichas “traseras”. Lo que por supuesto no se consultó fue lo principal del asunto, a saber: “¿Desea la peatonalización de la Gran Vía o lo considera un disparate?” No, eso los demócratas preferían no preguntarlo, por si su brutal imposición a la capital entera se les torcía e iba al traste. La palabra que he empleado no es exagerada: todo es un timo. Los autoritarios no se conforman con serlo (como lo es el PP, sin escrúpulos), sino que además quieren presumir de ser los más democráticos de todos.

La cuestión no acaba aquí, ahora que también el PSOE anuncia toda clase de consultas y votaciones de sus militantes para resolver cualquier asunto … que seguramente sus líderes se pasarán por el forro si no les conviene el resultado. En estas apelaciones a la opinión continua de las “bases” hay un elemento de cobardía. Un afán de guardarse las espaldas, de declararse irresponsable cuando vienen mal dadas. Cuando algo es un manifiesto error, o una injusticia, o una metedura de pata con consecuencias graves, los dirigentes pueden escaquearse: “Ah, no fuimos nosotros, lo quiso la gente y nosotros estamos a su servicio”. Pero, como se hizo patente en los “referéndums” de Carmena, los que se molestan en votar esas cosas son cuatro gatos —los activistas, los fieles, y éstos son fácilmente manipulables por los convocantes, o más bien suelen estar a sus órdenes—. Estos dirigentes son unos vivos: si destrozan una ciudad o un partido, pretenderán no ser castigados, como sucedería si se hicieran responsables de sus decisiones. Así que lo mejor es tomarlas (para qué, si no, quieren mandar) y echarles luego la culpa de los ­desaguisados a la ciudadanía o a la militancia. Dejen de tomar el pelo: si han sido elegidos, hagan su trabajo y gobiernen, no mareen al personal continuamente, expónganse y asuman sus equivocaciones y aciertos, si es que alguno hay de estos últimos.

JAVIER MARÍAS

El País, 9 de julio de 2017

Original aqui


Que Fortuna nos centre, que falta hace...

21 comentarios:

Francesc Puigcarbó dijo...

sucede a veces que unos y otros són víctimas de su propia incongruencia, y todo esto lo que hace es cansar y aburrir a la ciudadanía. Una ciudadanía que por ejemplo en el caso de la catalana, Mendez de Vigo por un lado nos dice que estemos tranquilos y Puigdemont por el contrario nos dice lo mismo, y claro, uno se intranquiliza de uno y del otro.

saludos desde la trinchera.

Tot Barcelona dijo...

Absolutamente de acuerdo con el escrito de Javier Marías.
Salut

Gemma dijo...

No digo que no sea todo un timo o lo parezca. En esta intención de algunos en cambiar las cosas que en algún momento a la mayoria nos parecieron mal. Lo que ocurre es que la gente en el fondo pasa, actuamos solo en el momento en que algo nos indigna y actuamos en el causa efecto pero de ahí no pasamos. Nos tiramos a la yugular de la alcadesa que quiere hacer la diagonal peatonal pero si hiciera una consulta sobre esto la participación sería irrisoria. Lo que nos mola es sacar el látigo y currarnos muy poquito todo. No somos ciudadanos de calidad la exigimos pero no lo somos. Ayer por ejemplo un grupo de personas se dedicaron a recoger casi un millón de colillas de las playas crees que esto cambiará algo? Muchos fumadores seguirán apagando la colilla en la arena y en su defensa dirán que la alcadesa no pone ceniceros públicos...es un ejemplo de como funcionamos, la hijaputa de la alcaldesa hasta que no imponga sanciones por tirar colillas al suelo seguirá siendo la hijaputa de la alcadesa y esto es así. Luego el mundo nos parece sumamente dictatorial pero claro, nos manejamos bien, nos lo buscamos. Y como con esto encontraríamos más ejemplos. Yo si fuera política ahora mismo estaría haciendo oposición respaldada por algún periódico foto de las casi un millón de colillas y titular: me las fumo con impuestos?






Rodericus dijo...

hace ya algún tiempo en que he dejado de creer en lo que se ha llamado la Nueva Izquierda, y que no son otra cosa que una colección de oportunistas que no tienen ni pu.. idea de lo que es la gestión municipal.

Aquí tenemos el ejemplo de la Sra. Colau y su corte de "amiguetes". Y no lo digo por decir, ha llegado a nombrar asesora municipal a su peluquera, y a darle un cargo de libre designación a su pareja.

Durante el mandato de Jordi Hereu se hizo una consulta sobre la posibilidad de hacer pasar un tranvía por el tramo central de la Avenida Diagonal, enlazando las dos líneas existentes.

La polémica consulta dió un sonoro "NO" como resultado mayoritario.

Pero como son "pijoecologistas", han recuperado la idea del tranvía, e intentan colocarlo si o si por narices, contra todas las voces de técnicos que no lo recomiendan por tener mas inconvenientes que ventajas.

Y podria citar el tema de las "supermanzanas libres de tráfico", la gestión del turismo, y varios asuntos mas donde anteponen su ideología naif al sentido común y a la opinion de los vecinos afectados.

Crear problemas donde no los hay, y dejar que los existentes se agraven hasta pudrirse parece ser su forma de trabajar.

¿ No queda nadie realmente inteligente y honrado en política ?.

Parece que no. Que nos pille confesados y bien comidos, porque esto se va a hacer largooooooo.

Un abrazo.

Doctor Krapp dijo...

Siempre leo a Javier Marías en El País, en ocasiones cuelgo párrafos de él con el enlace correspondiente en mi muro del fecabook.
Sin embargo ese que reseñas me parece especialmente injusto y equívoco. El país más democrático que existe, un país donde la presidencia es colegiada y que no ha participado en ninguna guerra en el siglo pasado y me refiero obviamente a Suiza utiliza el referendum constantemente para la toma de decisiones.
Yo sé que a un tipo sofisticado, brillante y de categoría superior como Marías. Un tipo que tenemos que mirar arriba para poderlo verlo en su grandeza, lo de los referendums es algo plebeyo y de baja calidad. El es un gentleleman inglés y debería escribir con pluma de pavo en el despacho majestuoso de su mansión majestuosa en su finca de 5000 hectareas. Lo que ocurre es que lo que el dice del ayuntamiento dfe Madrid también lo dice de la literatura española, solo salva a su maestro Juan Benet y de gente como tú o como yo que formamos parte de esa masa amorfa que es la sociedad española que el tanto desprecia, como desprecia a Camilo José Cela y a los referendums.
Por cierto, está es la contestación de Joaquín Reyes a su penúltimo artículo en el propio El País en que escribe el novelista:

"No estás bien, querido Javier Marías (no es una percepción solo mía, lo he hablado con más gente). Son muchas cosas las que te hacen sufrir: las calles cortadas los fines de semana —y que te impiden ir a almorzar—, la mujer que manda cortarlas, los populismos, los dueños de las mascotas y las propias mascotas —que las hay muy cabronas—, los libros digitales, las personas que valoran a las poetisas que no lo merecen… En fin… No deseo quitar hierro, son movidas muy tochas, eso está claro. Y quiero que sepas también que te entendemos, que cualquiera en tu posición estaría mil veces peor. Demasiado aguantas; eres un santo varón.

Pero también puede que haya llegado el momento de descansar, no de tu labor como intelectual y escritor —no quiero que pienses que estamos intentando moverte la silla—, sino como cascarrabias. De verdad que en ese sentido ya has hecho mucho, te has convertido en una especie de orfebre del despotrique, en un Grinch erudito (el Grinch es un personaje del Dr. Seuss…, igual no te suena, es literatura menor).

Yo si quieres estoy dispuesto a personarme en tu casa y ofrecerte un abrazo, uno largo (¿podrías aguantar cinco segundos? Bueno, lo vemos sobre la marcha) y que descanses tu gran cabeza —en el sentido metafórico— en mi hombro. Yo te diría: “Ya está Javier, ya está. La gente te idolatra. Ningún escritor joven está pensando en sustituirte, porque eres insustituible, puedes estar tranquilo. Eres, como te decía, un autor admirado y querido. La gente compra tus libros, incluso los lee. Ahora dedícate solo a crear mundos maravillosos y a disfrutar de los atardeceres. Ya verás como volverá a reinar la primavera en tu corazón… ¿has visto cómo andan los jilgueros? Andan al bies, ese es su natural andar. Disfruta de las pequeñas cosas de la vida”.

Si finalmente voy, ¿podríamos hacer merienda cena?"

Un abrazo

Temujin dijo...

Francesc, sinceramente creo que no pasara nada a nivel calle... Mientras estamos con Cataluña y la independencia no se habla del precio de la luz o de los salarios, por ejemplo...

Temujin dijo...

Miquel a mi también me ha gustado, por eso le he puesto...

Temujin dijo...

Gemma ocurre con los alcaldes como con los malos generales, no predican con el ejemplo, en Burgos (cuna de la civilización occidental) los concejales peatonalizan la Plaza Mayor, que no digo que este bien o mal, pero ellos van al garaje que hay debajo del Ay untamiento con el dinero de nuestros impuestos, quizás si fuesen andando, la gente les creería más . No digo que la de Madrid tenga que hacerlo todos los dias, pero en Burgos si.
El estado y sus colegas se han vuelto en sancionadores natos, todo lo arreglan con sanciones y de esta forma, por nuestro bien, nos saquean de forma repetida.
El problema es que se deja lo importante por lo inmediato y asi, a golpe de titular y con la vista en las proximas elecciones, es imposible crear planes a largo plazo. Lo de decidir en asambleas todo, personalmente, me parece una tonteria... creo yo.

Temujin dijo...

Rodericus, la nueva izquierda es el espejo de la "nueva derecha", una cantidad ingente de personas que se han criado en las "juventudes" de los partidos, no han trabajado en nada, no hay asumido responsabilidades reales en nada, no han cerrado acuerdos serios con nadie, vamos que han vivido de dar coba al lider y de afirmarse ideologicamente en el partido. Yo los llamo los supervivientes.
Esa "crianza" les ha despegado de la realidad, aunque en el caso de la Alcalde de Madrid esta afirmación mía no sea cierta, si es cierto que se ha rodeado de gente de estas características, a mi Carmena no me cae mal, excepto por alguna chorrada que se la cuela y que creo que sera más cosa de sus "colaboradores" que de ella. Lo de los tranvías en las ciudades es para hacer un estudio, estuvieron de moda, con su alto coste, su ineficacia y su creación de barreras... no hay sitio para un tonto más.
si alguien coherente se mete en política es expulsado rápidamente por toda esta tropa de a pesebredos..Creo yo

Temujin dijo...

Suiza, ese paraíso de buitres educados que viven del trafico de armas, evasiones fiscales, de trata de mujeres, del tráficos de drogas, de la esclavitud, de la corrupcion que hace pobres a otros paises. Ese país que no estuvo en ninguna guerra porque los asesinos de todos los bandos metan el dinero del pillaje, el oro de los dientes de los judíos asesinados o las obras de arte expoliadas despues de asesinar a sus legítimos propietarios allí... y había un pacto tácito entre los "bomberos de la muerte" de no pisarse las mangueras. El país donde no hay corrupcion porque como todos los delincuentes , no roban en su barrio.

Votaran o no, ya he oído y leído que se hacen referendum constantes, pero a mi Suiza no me parece el ejemplo a seguir por ninguna nación, es más, me parece el "cómplice necesario" para todos los sinvergüenzas internacionales, sus bancos, sus democráticas instituciones están teñidas de sangre, de guerra, de violaciones masivas, de genocidios, de desgracias personales y alimentadas por la corrupcion y el crimen... Aunque siempre se puede mirar a otro lado...

Un saludo

Temujin dijo...

Doctor y respecto a Marias, yo no le veo en ningún altar, expone un hecho y también pienso que las cosas hay que dejarlas a las personas más preparadas y que tengan una visión de conjunto... Y no digo que hacer consultas este mal, pero si esta mal hacerlas continuamente y si encima después e hacerlas te las pasas por el arco del triunfo, pues ya ves..

Gemma dijo...

Léete la respuesta de Javier Marías, también te gustará.

Besos y feliz semana.

Temujin dijo...

Esta es la contestación de Marias (gracias Gemma)

NO, CASI NADA es nuevo. Hace treinta años, en noviembre de 1987, publiqué en Diario 16 un artículo (“Monoteísmo literario”, recogido en mi libro Literatura y fantasma) en el que me atrevía a cuestionar que Cela fuera el mejor escritor español vivo y el único merecedor del Nobel. Era una pieza educada, y lo más “ofensivo” que decía en ella era que hacía décadas que Cela no entregaba una “obra maestra”, por mucho que cada novela suya fuera saludada por la prensa y la crítica, obligadamente, como tal. Por entonces nadie osaba ponerle el menor pero a Cela, y aunque no existían las redes, un buen puñado de escritores y estudiosos afines (espontáneamente o instigados por él) me dedicaron respuestas airadas en la prensa, cuando no insultantes. (Ahora algunos me tienen por un cascarrabias, pero me temo que siempre fui un impertinente y un aguafiestas.) Ese artículo me ganó enemistades que aún perduran, vetos en suplementos y en programas de TVE, antipatías inamovibles. Pero bueno. De haber existido en 1987 la Guardia Revolucionaria de las Buenas Costumbres y los Dogmas Correctos que hoy patrulla las redes incansablemente, no sé qué habría sido de mí.

En 1989, cuando por fin le otorgaron el Nobel a Cela (tras haber hecho lo indecible para conseguirlo, según ha contado con honrada candidez su hijo), fui más faltón, y declaré que era la peor noticia posible para la literatura española, al entronizar el folklórico “tremendismo” contra el que veníamos luchando las generaciones posteriores. También se animaron a ponerle reparos al Escritor Único otros novelistas como Llamazares, Azúa y Muñoz Molina. Ante tanta insubordinación, Cela se guardó de mencionar nuestros nombres, pero lanzó y orquestó ataques contra los “jóvenes novelistas subvencionados”. Nunca entendí a qué se refería con esto último, pero en todo caso era de gran cinismo que lanzara esa acusación quien: a) se había ofrecido como delator, en plena Guerra, a la policía franquista; b) había ejercido como censor; c) había hecho giras propagandísticas del régimen por Latinoamérica; d) había procurado y logrado el encargo de escribir una novela excelentemente pagada por el golpista y dictador venezolano Pérez Jiménez; e) había sido sufragado por empresarios de la construcción; f) más adelante pidió y obtuvo dinero público para su Casa-Museo o como se llame eso que se cae a pedazos en su villa natal; g) aceptó el estatal Premio Cervantes tras haberlo tildado de “lleno de mierda” cuando aún no se le concedía a él.


Temujin dijo...

En España siempre comete sacrilegio quien disiente de la Guardia de las Esencias y los Lugares Comunes de cada época; quien lleva la contraria, quien expresa una opinión disonante del absolutismo biempensante. Hoy cualquiera puede decir lo que le parezca de Cela sin que pase nada; pero, si se cuestionan otras personalidades, “valores”, costumbres, tótems, creencias, o se defiende lo anatematizado por la Guardia actual (qué sé yo, los toros o el tabaco o la circulación de coches), se levantan pelotones de fusilamiento verbal, por lo general en forma de tuits. De la degradación intelectual de nuestro tiempo da cuenta que, si en 1987 me enfilaban críticos y escritores, hoy mi más obsesivo detractor sea el nuevo Paco Martínez Soria (tan gracioso como el genuino, y de su escuela), y que el más voluntariosamente ofensivo sea el líder de Podemos, quien al parecer me llamó “pollavieja” en un meditado y estiloso tuit, emulando con éxito a Trump. (Imagínenlo llamando “coñoviejo” a una columnista.)

A la gente más o menos segura de sí misma y de sus opiniones no le molesta en absoluto ser cuestionada. Es más, prefiere serlo, porque nada más alarmante que gustar o caer bien a todo el mundo. Siempre pensé que la reacción agraviada de Cela y de sus acólitos denotaba un fondo de terrible inseguridad más allá de sus méritos, incluso de conciencia de su exageración. Sólo el exagerado teme la disidencia, como si una sola pusiera en tela de juicio y pinchara el enorme globo inflado artificialmente a lo largo de décadas. “Si alguien señala que no todo cuanto escribo son obras maestras”, debe de decirse, “quién sabe en qué pararemos”. El que tiene cierta seguridad en lo que hace puede equivocarse, sin duda, pero no se solivianta porque lo pongan a caldo, ni uno ni muchos (sabe que eso va en el oficio). No se le resquebraja el edificio entero porque no haya unanimidad en la admiración y el aprecio. Me temo que Cela la necesitaba; es más, a menudo su actitud transmitía una exigencia de pleitesía, como si advirtiera a cualquier recién llegado: “Primero reconozca que soy el mejor escritor español vivo; luego veremos”. Cada vez que hoy se arma un gran y efímero revuelo por una tontería, me acuerdo de aquello y lo achaco a la inseguridad y fragilidad últimas de las posturas y opiniones aceptadas como intocables e indiscutibles. Si en verdad estuvieran arraigadas, si quienes las sostienen estuvieran seguros de llevar razón, no se descompondrían ni vociferarían tanto ante la más mínima objeción.

Doctor Krapp dijo...

Mecachis Temujin y va el Reyes y le volvió a contestar al gran escritor y mejor persona:


El humorista Joaquin Reyes.
El humorista Joaquin Reyes. ALEJANDRO RUESGA

Querido Javier Marías, después de leer —como en mí es prescriptivo— tu último artículo Sospechosas unanimidades, he decidido contestar, más que nada porque es verano y si en invierno no tengo nada que hacer imagínate en la canícula (seguro que sospechabas que los “comicuchos” no damos un palo al agua, que nuestra vida es un JI JI y un JO JO).

Quiero, primero de todo, retractarme: te llamé cascarrabias. ¿Cómo pude dejarme llevar por las hordas revolucionarias de las buenas costumbres y los dogmas correctos y creer que —con bastante frecuencia— hacías de tus manías el centro de tu discurso con suficiencia y altivez? Está claro que sucumbí a su pernicioso influjo; se juntó la debilidad de carácter con las ganas de sentirme aceptado. Te pido disculpas, fui injusto contigo y no sabes cómo me arrepiento, ganas me dan de atizarme con un periódico enrollado en el hocico.

Al leer por partes (porque es densa y no precisamente breve) tu batallita con Cela (que seguro que te ha costado contar porque no te gusta darte pisto), solo se puede sacar una conclusión: eres un VALIENTE. O sea que cascarrabias no, valiente sí; esto queda clarinete (los jóvenes hablamos así) y no hay que darle más vueltas.

Y ahora una confesión: qué ilusión me ha hecho que me mencionaras —aunque no explícitamente— en tu artículo. Porque te refieres a mí cuando describes a un “obsesivo detractor”, ¿no? He de reconocer que hubo algo de cansineo por mi parte, pero ya se sabe que cuando el tonto coge el camino, el camino se acaba pero el tonto sigue. Pero, ¿detractor? Yo nunca podría ser tu adversario; no estoy a la altura. Ya me gustaría que lo nuestro fuera una disputa quevedogongorina, pero ni en mis mejores sueños (he de reconocer con tristeza que lo nuestro no da más de sí).

En lo que sí has dado en el centro de la diana es en mis referencias humorísticas y de hecho en mi próxima tarjeta de presentación va a poner: Joaquín Reyes, el nuevo Paco Martínez Soria.

Doctor Krapp dijo...

Y ahora te contesto a ti:
Me repugnan lo héroes, me repugnan los héroes atormentados anta lo mal que va el mundo que a ti te "sulibeyan" tanto porque confirman tus temores o tus propios argumentos para entender el mundo. Es muy probable que a ti te resulte reconfortante todos esos señores espadachines que proclaman valores antiguos pero yo no les creo, quizás porque he descubierto que su heroicidad es impostada, que en muchos casos es una forma banal de estar en candelero y que se hable de ellos aunque sea mal. No defiendo a los mentecatos y mentecatas de la otra parte, juegan a lo mismo. Un teatrillo idiota para tenernos entretenidos y para que gente se identifique con el héroe de ocasión. A falta de mejores batallas convierten la opinión en puro pugilato para ganar audiencia, incluso en esta polémica entre Reyes y Marías.
Respecto a lo otro:
España, ese paraíso de buitres educados que viven del trafico de armas, evasiones fiscales, de trata de mujeres, del tráficos de drogas, de la esclavitud, de la corrupción que hace pobres a otros países. Ese país que si estuvo en varias guerras porque los asesinos de todos los bandos metan el dinero del pillaje, el oro de los dientes de los judíos asesinados o las obras de arte expoliadas después de asesinar a sus legítimos propietarios allí... y había un pacto tácito entre los "bomberos de la muerte" de no pisarse las mangueras. El país donde hay corrupcion porque sí roban en su barrio.

Votaran o no pero a mi España no me parece el ejemplo a seguir por ninguna nación, es más, me parece el "cómplice necesario" para todos los sinvergüenzas internacionales, sus bancos, sus democráticas instituciones están teñidas de sangre, de guerra, de violaciones masivas, de genocidios, de desgracias personales y alimentadas por la corrupcion y el crimen... Aunque siempre se puede mirar a otro lado...

Pero bueno quizás es que ahora ya no te interesen que haya listas abiertas electorales como reclamabas en tu blog, o que la burocracia esté reducida al mínimo valorando los gobiernos municipales sobre los organismos mayores, estatales o regionales. Quizás no te interese que los políticos no son profesionales. En resumen, es necesario que veas este vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=Il3o-aT-KIQ

¿No será que te va la marcha, Temujin? Es cariñoso, eh.

Un abrazo

Temujin dijo...

Doctor Krapp, siempre he defendido y defenderé las listas abiertas, que las personas voten a personas, aunque esas personas estén en partidos políticos, como instrumentos y digo instrumentos, no como fines. Que el concejal, el alcalde o el diputado sea elegido nominalmente y no en una lista cerrada. Hay algo en lo que si aciertas en mi pensar, creo que es porque, aunque no nos conocemos personalmente, como digo alguna vez, por la cagada se conoce al pájaro y yo no voy escondiendo las mias, si me gustan los héroes, los creo necesarios, me gusta la gente con criterio propio y que lo defiende aun sabiendo que eso que dice no cuajara o no tendrá éxito. Me gustan los defensores de causas perdidas más que los adláteres de las causas mediáticas, quizás por mi educación, quizás porque mi padre me dijo que lo último que puede perder una persona es su dignidad porque esta no se la puede quitar nadie, la pierde uno. Me gusta la gente que aporta desde su pensamiento, más que los que se suben al carro . Sin embargo y a pesar de lo que digo anteriormente, nunca he tenido héroes personales, jamás he tenido ídolos, nunca he creído en ningún dios. Soy consciente de mis flaquezas, de mi cansancio, de mis dudas, de mi ignorancia en muchas cosas y como soy consciente de esto, creo que los demás también lo son, son iguales que yo, habrá gente que sepa más que yo, que conozca más que yo, que sea más inteligente o más lucida, pero todos cagamos igual.
Cuando empecé a vender, hace ya algunos años, había clientes que me impresionaron, por sus empresas, por sus despachos, por como hablaban... Ya no, ahora cuando veo alguno así, que no son pocos los que van de chulos, le intento visualizar cagando y se acabo el mito,y le vendo los camiones que es para lo que me pagan,y lo que te digo es verdad.
Respecto a tu pregunta retórica, tu ya sabes, que a mi me va la marcha...
Por cierto, ayer me lei Cándido por tercera vez, ahora acabare El Hombre de los Cuarenta Escudos...

Un saludo y cuidate

Doctor Krapp dijo...

Me gusta lo que has escrito y no tengo nada que objetar, pocas personas he encontrado en Internet que acepten las discrepancias ajenas como las aceptas tú, momento pues para que te recomiende, si me permites, un libro que me parece infinitamente interesante para estos tiempos tumultuosos.
No sé si conoces El hombre rebelde de Albert Camus.
Te dejo un enlace por si quieres leerlo en pdf. http://www.enxarxa.com/biblioteca/CAMUS%20El_hombre_rebelde.pdf

Un abrazo

Luis Antonio dijo...

He llegado tarde a ese espacio, pero tengo que agradecer a todos los participantes lo mucho que he aprendido de todos. Enhorabuena, Temujin, por haber propiciado un debate tan jugoso.

Temujin dijo...

Doctor te agradezco tus recomendaciones pero no lo miraré en internet, soy de papel y tengo mi casa llena de libros, de todas clases y colores, algunos los he leído tres y cuatro veces, algunos ninguna, pero lo considero mi patrimonio, mi hogar... Cuando se apaguen las luces, y lo haran, yo tendre mi biblioteca de papel y la luz del sol alumbrara a quien quiera leerla, que no seré yo, seguramente, pero ahi queda mi patrimonio, con su polvo y sus telarañas, pero con los pensamientos de muchas personas más inteligentes que yo, porque tengo de todo, desde escritores clásicos a modernos, de tecnología, de fisica, de filosofía, incluso, aunque no los he leído, de arte. Y reconozco que no conozco el libro que me recomiendas, pero te aseguro que lo conoceré.
Me gusta la diferencia, decía Julio Cesar (afamado general romano) o dicen que decía, que sin discrepancia no hay brillo, no hay sabiduría y las personas nos volvemos egolatras y estúpidas, porque dejamos que nuestro intelecto se estanque.

Temujin dijo...

Luis Antonio, gracias por venir...