Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 7 de julio de 2012

Malo




-Lo que sin embargo me indujo a creer en el renacimiento y especialmente en el saneamiento de la economía frente a esta situación terrible y (como ya dije) sin perspectivas precisamente para los expertos, está fundado en dos razones.


1.- Siempre me inspiraron compasión los seres pusilánimes que ante cualquier situación difícil se encuentran dispuestos a pronosticar inmediatamente el hundimiento de un pueblo. ¿Qué quiere decir hundimiento? El pueblo vivió ya antes de la época  en que adquirimos conciencia de su historia. Y aún cuando pasemos por alto completamente sus primeras vicisitudes, es evidente que durante 2000 años pasamos más de una vez catástrofes indecibles e indecibles sufrimientos afligieron aquella parte de la humanidad que hoy llamamos pueblo. Hambre, guerra y peste irrumpieron espantosamente en nuestro pueblo segando vidas de manera horrenda. ¡Hay que tener fe inquebrantable en la fuerza vital de una nación cuando se piensa que hace pocos siglos, en una guerra de 30 años, nuestro pueblo se redujo de 18,000,000 a 4,000,000 millones! ¡Si pensamos que este país antes floreciente fue saqueado, desgarrado y empobrecido, que sus ciudades fueron incendiadas, sus pueblos y aldeas desbastados, y los campos abandonados y desiertos! Pero decenios más tarde nuestro pueblo comenzó de nuevo a crecer, las ciudades a llenarse de nueva vida, los campos a labrarse y a resonar en ritmo gigantesco, el canto del trabajo que nos brindó nueva existencia y nueva vida...




Yo tenía la firme creencia y la sagrada convicción de que se lograría detener la catástrofe económica en el momento en que llegara a creer en lo imperecedero de un pueblo y se asignara a la economía el papel que le corresponde como servidora en la vida del pueblo.


2. Nunca fui economista, lo cual significa, ante todo, que jamás en mi vida fui un teórico. Pero, desgraciadamente, he encontrado que los teóricos más empedernidos han anidado siempre, precisamente allí donde la teoría no es nada y la vida práctica lo es todo.


Es natural que, en el curso del tiempo, también en la vida económica surgieran determinados principios empíricos y determinados métodos prácticos. Empero todos los métodos están ligados al tiempo. Querer hacer dogmas de los métodos significa despojar a la capacidad humana y a la energía en el trabajo de aquella fuerza elástica que es lo que permite cambiar los medios cuando varíen las condiciones. El intento de hacer un dogma de métodos económicos fue emprendido por muchos con esa rigurosa aplicación proverbial de los hombres de ciencia , elevándolo a materia de enseñanza con el nombre de Economía Nacional.  Y según las comprobaciones de esta Economía Nacional, estaba irremisiblemente perdida. Es característico de todos los dogmáticos precaverse de la manera más rotunda contra todo dogma nuevo, es decir, contra todo nuevo conocimiento que rechacen como teoría...


Diputados: La política económica que se inició  en 1933 se basa en algunos principios fundamentales:


1. En las relaciones entre economía y pueblo lo único inalterable que existe es el pueblo. Pero la actividad de la economía no es ningún dogma ni lo será jamás.




No existe ningún concepto de la economía ni opinión de la economía que pudieran reclamar en alguna forma infabilidad. Lo decisivo es la voluntad de asignar siempre a la economía  el papel de servir al pueblo y al capital el de servir a la economía.


Como sabemos el socialismo es el adversario más enconado del concepto liberal de que la economía exista para el capital y el pueblo para la economía. Por eso desde el primer día estuvimos decididos a romper con la errónea conclusión de que tal vez la economía hubiera podido tener una vida propia, libre y sin fiscalización.


Una economía libre, es decir, exclusivamente entregada a sí misma, no puede existir hoy ya. No solamente porque esta sería políticamente insoportable, no, sino porque originaría situaciones económicas imposibles.


Así como millones de seres aislados no pueden distribuir o ejercitar su trabajo según necesidades y conceptos propios, así tampoco la economía en conjunto puede actuar según conceptos propios al servicio de intereses meramente egoístas. Porque tampoco se encuentra en condiciones hoy de soportar por si mismas las consecuencias de un fracaso. El desarrollo moderno de la economía concentra enormes masas de trabajadores en determinados ramos de la industria y en determinadas regiones. Nuevos inventos o la pérdida  de mercados de venta pueden hacer sucumbir de un golpe industrias enteras.


Quizá el fabricante pueda cerrar las puertas de su fabrica y encontrar posiblemente un nuevo campo a su actividad. La mayor parte de las veces no perecerá fácilmente y, por otra parte, no se trata aquí más que de unos cuantos seres. ¡Y frente a estos se encuentran centenares de miles de trabajadores con sus mujeres y niños! ¿Quién se interesa por ellos y quien les atiende?


                                        ¡La comunidad del pueblo!


Diputados: cuando la economía en los años 1932 a 1933 parecía sucumbir definitivamente entonces, vi con más claridad que en años anteriores lo siguiente:


La salvación de nuestro pueblo no es un problema de hacienda, sino exclusivamente un problema del empleo y de la utilización de nuestra mano de obra, por un lado, y por otro, de la explotación de la tierra y del subsuelo...


Porque la comunidad popular no vive del valor ficticio del dinero sino de la producción real que es lo que da valor al dinero.


Esta producción es la garantía de una moneda y no un banco o una caja de caudales llena de oro. Y si yo aumento esta producción elevo en realidad los ingresos de mis connacionales y si la reduzco, los ingresos disminuyen cualesquiera que sean los salarios que se paguen.


Diputados: En estos cuatro años hemos aumentado extraordinariamente la producción en todos los terrenos. El aumento de esta producción reporta beneficio a todos los habitantes. Si hoy, por ejemplo, se extraen innumerables millones más de toneladas de carbón, no están destinadas a calentar a algunos miles de grados más las habitaciones de varios millonarios, sino para poder aumentar la parte que corresponde a millones de habitantes.



Esto es parte de un discurso de un dirigente en el ambiente posterior a la Gran Depresión, no he querido poner al autor para no condicionar su lectura.
No debemos catalogar un libro por sus cubiertas.
No es una defensa de su sistema político, tan solo es una muestra de algunas ideas, me quedo con la parte, no con el todo.
De esta manera se cultivan múltiples pensamientos sin prejuicios y se pueden aprovechar ideas y pensamientos que no leeríamos si supiésemos quienes los han escrito. Yo no creo en demonios, ni en ángeles y no me gustan los que queman libros basándose en quienes los han escrito...

"Cuántas veces con el semblante de la devoción y la apariencia de acciones piadosas engañamos al diablo mismo."(Hamlet)

La música es espectacular...¿o no?.

Esta entrada se la dedico a Malo...Sin mala leche, que conste...

Que Fortuna nos proteja.

22 comentarios:

Juan Antonio. Uno de los Dos dijo...

De discursos bien intencionados y populista hay a miles, Temu, o si no como crees que ganaron las elecciones estos impresentables? La prueba evidente fue lo que paso en Andalucía y Asturias después de llevar un rato gobernando.

Aquí lo que hace falta es una revolución para limpiar las alcantarillas.

¡hay pique! ¡como me mola!

María dijo...

No JUAN ANTONIO, no hay pique ( se siente:-) sólo se pican los mediocres , los pequeñajos y MALO y TEMU son dos de los grande, dos de los pesos pesados de por aquí, sobre todo por el tamaño su corazón.

Y sí, puede ser que si ponemos nombre a ciertos discursos se devalúen y puede ser también que usando ciertos discursos se coma la cabeza a demasiada gente abusando de su buena fe, pero también es cierto que quizá, sólo si aprendemos a beber de todos los discursos y de todas las ideas, sin prejuzgar por delante y desecharlo, sin dar tanta importancia a etiquetas, siglas y nombres propios, extrayendo de cada buena idea lo mejor, quizá pudiéramos hacer por fin de un montón de buenas ideas una mejor que por fin nos sirva a todos.

Creo que sólo la síntesis de todo lo que ha funcionado hasta ahora, la unión de todos nos salvará de morir de hambre o de terminar a mamporros.

Aun sabiendo que es una utopía irrealizable, de verdad creo que sólo trascendiendo la mediocridad de colores, facciones, ideologías y banderas esto tiene arreglo...
Lo que no sé es cómo se consigue algo así.

Mientras lo pensamos, al lado de esta preciosidad de coros rusos, os dejo otros A VER SI SE NOS HACE LA LUZ de una vez que...¡¡ ya está bien de andar a oscuras siempre !!:-)



Un beso grande para todos y feliz sábado.

María dijo...

Lo olvidaba, empieza suavecito digo WAGNER ( sé que eso no te gusta TEMU) pero... espérate al minuto 2 y medio, vas a ver como te pone la carne de gallina,...que esa es otra ... a veces hay que esperar un poco, la primera impresión casi nunca vale:-)

Juan Antonio. Uno de los Dos dijo...

Maria, me encanta el pique bien entendido, se que Temu es grande ¿que hay de "malo"? como bien dices de la discusión sale la luz,
Un beso bien gordo para tí, y para los demás... ¡que coño también!

Marina dijo...

Hola Espadachín. Siempre vengo a verte, aunque no me veas...lo cierto es que la mayoría de las veces no te dejo ningún comentario porque no sé qué decir.
Unas veces me pones triste, otras me encoges el corazón y otras me arrancas una sonrisa.

SOlo quiero dejarte un abrazo.
Buen verano.

Francesc Puigcarbó dijo...

los discursos sólo sirven para ganar elecciones si están bien escritos y dichos con convicción, dos aspectos inexistentes hoy en día, a la derecha y a la izquierda.

Lluís Bosch dijo...

Estoy leyendo textos de los falangistas de los años 30 (hay un motivo, todo tiene una explicación), y me sorprende ver que uno de sus objetivos era acabar con la economía especulativa del "capitalismo financiero", que por aquél entonces ya se mostraba como el mayor peligro. Ellos promovían una economía nacional (y nacionalista, claro). Pero es triste ver...

Malo Malísimo dijo...

Ya te he dicho en mi casa, en contestación a tu comentario, que el nacionalsocialismo es esencialmente y en origen (después se pervirtió) fundamentalmente anticapitalista. Su concepción del capitalismo y los mercados era muy "keinesiana", salvando las distancias.
Si mal no recuerdo cuando Hitler llegó al gobierno la economía alemana era una auténtica mierda y ellos con su política de empleo para todos logro cambiarla. La solución a los problemas económicos no vendrá de la derecha ni de la izquierda, vendrá del que limite la capacidad de especular, la economía especulativa debe volver al redil del que nunca debió salir. Y volviendo al terruño, aquí lo que hubo y hay es nacionalcatolicismo, un engendro como cualquier otra cosa con la desventaja de que por muy cabrón que se sea después te arrepiente y ya estás perdonado.

Malo Malísimo dijo...

Mi Señor Temujín, vuelvo porque se me pasó tu anterior entrada, recién leída. Los Pueblos de la Zona, la Carolina y los de al lado van a conmemorar la batalla.
Y no, no se estudia, de historia no estudian prácticamente nada. Te recuerdo que Sancho el navarro y Pedro el aragonés estaban a la greña y para la ocasión enterraron sus disputas y se unieron contra los almohades. Por cierto,¿sabes que los defensores de la tienda de Miramolín estaban juramentados y tenían enterrada una pierna para no poder escapar? La carga fue efectiva de cojones pues al atravesar las líneas y cargar contra la tienda real las huestes huyeron creyendo que estaban vencidos.

Dr.Krapp dijo...

Remedando aquello de "De grandes cenas están las sepulturas llenas" se podría decir que de grandes dircursos están las tumbas llenas. Por ejemplo éste de Hitler. Cuando tenía 12 años me leí un libraco que encontré por ahí con una selección de discursos de Hitler. El tipo razonaba que era un primor, incluso cuando decía que no podía tener el mismo valor el voto de una lechera bávara que el de un catedrático de Heidelberg -algo todavía en vigor en la universidad española donde el voto de un profesor para elegir un equipo rectoral vale desde 100 a 50 veces más que la de un estudiante o un miembro del personal administrativo- razonaba muy bien pero yo tenía al lado otro libro profusamente ilustrado con los cadáveres y supervivientes de Austwitz y uno se echaba a temblar ante el peligro de las buenas palabras y el miedo que me producen esos señores que tienen un croquis del mundo en sus cabezas y quieren imponérselas al resto sí o sí.
Prefiero la incertidumbre de estos políticos versátiles y corruptibles que las seguridades los lideres iluminados por Dios o el Destino.

Temujin dijo...

Juan,con Malo coincido en la mayoria de las ocasiones y es más algunas veces que falto a la cúpula del pesoe tengo algún remordimiento porque Malo y gente como Malo que llevan en el pesoe desde antiguo, son ninguneados en la política nacional (sus ideas me refiero)

Temujin dijo...

Maria, gracias por la música veo que has adivinado a el autor del discurso. Efectivamente vivimos en una sociedad de la comunicación donde no hay términos medios o eres dios o el demonio y así. Nunca entendí porque se prohíben leer determinados textos, cuando lo que deben prohibirse son determinados actos.

Temujin dijo...

Maria se me olvidaba, a mi me gusta más esta.

Temujin dijo...

Marina... igualmente y gracias por tu presencia..

Temujin dijo...

Francesc, los discursos politicos deben ser el esbozo, las lineas maestras de la politica que van a llevar a cabo en caso de salir elegidos. Asusta que nadie salga a un estrado sin notas escritas, que pocos sean capaces de hablar sin un guion....vaya panda.

Temujin dijo...

LLuis, el falangismo y la anarquia siguen lo mismo, pero de diferente forma. Aprender de los contrarios no me parece mal, Hitler fue un criminal, mal militar y un nefasto político, pero tomar ideas buenas no es malo, diga quien las diga.

Temujin dijo...

Malo, una cosa es el nacional socialismo, una estupidez por cierto, ya que si eres socialista no puedes ser nacionalista y otra muy diferente la teocracia que es una vuelta a la sociedad medieval, para mi hay una gran diferencia..
Se de los que se encadenban al suelo para no escapar, tontos les ha habido siempre, pero recordar como unos reyes se olvidan de su barrio en busca de un objetivo común es aleccionadora..

Temujin dijo...

Krapp, contigo no puedo, has localizado al escritor del discurso lo cual crea prejuicios en el lector. Dice: Lo decisivo es la voluntad de asignar siempre a la economía el papel de servir al pueblo y al capital el de servir a la economía.

¿que hay de malo en aprovechar y practicar esto?, eso es una cosa y otra muy diferente simpatizar con asesinos, las ideas son independientes de los que las dicen. He visitado Dachau y todavía se puede respirar la infamia en sus barracones y ver sus hornos crematorios pensados para borrar el rasto de más de 300.000 asesinados. No es una defensa de Hitler, estas mismas palabras pudiera decirlas un político de IU o Equo.

Estela dijo...

Te digo la verdad? si tuviera que comentar como esta politicamente el país no encuentro ninguna palabra lo suficiente calificativa para poder conjugar tanta bilis, para nada eres malo en todo caso travieso y eso a mi personalmente me encanta, un beso mesetero ^_^

Nuria dijo...

Hay gente que da unos discursos cojonudos, que manejan como nadie la publicidad, los medios,... Pero eso no les da la razón. Si convenció a tanta gente fue por varios motivos (una economía penosa, el odio a lo distinto siempre latente, era convincente, supo crear lealtades y un sentido de pertenecer a algo...), no porque la razón estuviese de su parte.
Has visto La ola (Die Welle)? Es terrible y asusta, pero hace que se entiendan muchas cosas sobre la naturaleza humana.
Besos.

Temujin dijo...

Estela, siempre fui travieso y de los males de un pais, y como consecuencia de un mal gobierno vienen cosas como la II Guerra Mundial...

Temujin dijo...

Nuria, la especie humana es cobarde, tan solo saca pecho en mitad de la multitud...