lunes, 11 de septiembre de 2017

España es culpable



No sé qué ocurrirá en Cataluña en octubre. Estaré de viaje, con la dosis de vergüenza añadida de quien está en el extranjero y comprueba que lo miran a uno con lástima, como súbdito de un país de fantoches, surrealista hasta el disparate. Por eso, el mal rato que ese día voy a pasar quiero agradecérselo a tres grupos de compatriotas, catalanes y no catalanes: los oportunistas, los cobardes y los sinvergüenzas. Hay un cuarto grupo que incluye desde ingenuos manipulables a analfabetos de buena voluntad, pero voy a dejarlos fuera porque esta página tiene capacidad de aforo limitada. Así que me centraré en los otros. Los que harán posible que a mi edad, y con la mili que llevo, un editor norteamericano, un amigo escritor francés, un periodista cultural alemán, me acompañen en el sentimiento.

Cuando miro atrás sobre cómo hemos llegado a esto, a que una democracia de cuarenta años en uno de los países con más larga historia en Europa se vea en la que nos vemos, me llevan los diablos con la podredumbre moral de una clase política capaz de prevaricar de todo, de demolerlo todo con tal de mantenerse en el poder aunque sea con respiración asistida. De esa panda de charlatanes, fanáticos, catetos y a veces ladrones –con corbata o sin ella–, dueña de una España estupefacta, clientelar o cómplice. De una feria de pícaros y cortabolsas que las nuevas formaciones políticas no regeneran, sino alientan.

El disparate catalán tiene como autor principal a esa clase dirigente catalana de toda la vida, alta burguesía cuya arrogante ansia de lucro e impunidad abrieron, de tanto forzarla, la caja de los truenos. Pero no están solos. Por la tapa se coló el interés de los empresarios calladitos y cómplices, así como esa demagogia estólida, facilona, oportunista, encarnada por los Rufiancitos de turno, aliada para la ocasión con el fanatismo más analfabeto, intransigente, agresivo e incontrolable. Y en esa pinza siniestra, en ese ambiente de chantaje social facilitado por la dejación que el Estado español ha hecho de sus obligaciones –cualquier acto de legítima autoridad democrática se considera ya un acto fascista–, crece y se educa desde hace años la sociedad joven de Cataluña, con efectos dramáticos en la actualidad y devastadores, irreversibles, a corto y medio plazo. En esa fábrica de desprecio, cuando no de odio visceral, a todo cuanto se relaciona con la palabra España.

Pero ojo. Si esas responsabilidades corresponden a la sociedad catalana, el resto de España es tan culpable como ella. Lo fueron quienes, aun conscientes de dónde estaban los más peligrosos cánceres históricos españoles, trocearon en diecisiete porciones competencias fundamentales como educación y fuerzas de seguridad. Lo es esa izquierda que permitió que la bandera y la palabra España pareciesen propiedad exclusiva de la derecha, y lo es la derecha que no vaciló en arropar con tales símbolos sus turbios negocios. Lo son los presidentes desde González a Rajoy, sin excepción, que durante tres décadas permitieron que el nacionalismo despreciara, primero, e insultara, luego, los símbolos del Estado, convirtiendo en apestados a quienes con toda legitimidad los defendían por creer en ellos. Son culpables los ministros de Educación y los políticos que permitieron la contumaz falsedad en los libros de texto que forman generaciones para el futuro. Es responsable la Real Academia Española, que para no meterse en problemas negó siempre su amparo a los profesores, empresarios y padres de familia que acudían a ella denunciando chantajes lingüísticos. Es responsable un país que permite a una horda miserable silbar su himno nacional y a su rey. Son responsables los periodistas y tertulianos que ahora despiertan indignados tras guardar prudente cautela durante décadas, mientras a sus compañeros que pronosticaban lo que iba a ocurrir –no era preciso ser futurólogo– los llamaban exagerados y alarmistas.

Porque no les quepa duda: culpables somos ustedes y yo, que ahora exigimos sentido común a una sociedad civil catalana a la que dejamos indefensa en manos de manipuladores, sinvergüenzas y delincuentes. Una sociedad que, en buena parte, no ha tenido otra que agachar la cabeza y permitir que sus hijos se mimeticen con el paisaje para sobrevivir. Unos españoles desvalidos a quienes ahora exigimos, desde lejos, la heroicidad de que se mantengan firmes, cuando hemos permitido que los aplasten y silencien. Por eso, pase lo que pase en octubre, el daño es irreparable y el mal es colectivo, pues todos somos culpables. Por estúpidos. Por indiferentes y por cobardes.


Arturo Pérez Reverte aquí

Iba a poner algo, pero seguramente estropearia el texto.

Que Fortuna nos sea propicia

P.D. Imagen tomada de aqui





16 comentarios:

Loam dijo...

Saludos. Puesto que el artículo que hoy nos ofreces en tu blog es de Arturo Pérez Reverte, responderé al mismo, si me lo permites, con otro de Rafael Narbona titulado "Desmontando a Arturo Pérez-Reverte: un macarra en la República de las Letras", del cual extraigo unos párrafos, artículo que puede leerse íntegramente aquí: http://www.loquesomos.org/desmontando-a-arturo-perez-reverte-un-macarra-en-la-republica-de-las-letras/

"Arturo Pérez-Reverte es muy español. Bravucón, fullero, malhablado, presuntuoso, fulero, procaz. Hay miles de españoles así. Solo hace falta acercarse a la barra de un bar para encontrar a un individuo con esas características. Se les reconoce de inmediato por sus fanfarronadas. Con un palillo entre los dientes y escupiendo por un colmillo, presumen de haber encontrado la piedra filosofal. No entienden por qué el mundo no les hace caso, pues tienen soluciones para todo. Si les dejaran, arreglarían todos los problemas con dos patadas y unos cuantos mamporros. Sus baladronadas explotan como bombas fétidas, contaminando el aire que respiran. Su verborrea es irrefrenable, pues nace de una vanidad incombustible.

Pérez-Reverte presume de sus ventas, pero eso no le convierte en un buen escritor. En nuestra historia reciente, los autores más vendidos se llaman José María Gironella, Fernando Vizcaíno Casas, Luis Romero, Boris Izaguirre, Lucía Etxebarria o Belén Esteban. Es indiscutible que el porvenir le reserva un lugar de honor en este parnaso, donde prospera el plagio, la prosa deleznable, el premio fraudulento y el tráfico de influencias. Roma no paga a traidores, pero el fondo de reptiles sigue fluyendo con el hedor inconfundible de una cloaca. Por desgracia, la política, la mafia y la literatura se confunden en la misma maleza de imposturas, infamias y mentiras." Rafael Narbona.

granuribe50 dijo...

Yo también iba a poner algo, pero pienso que podría estropearlo.

granuribe50 dijo...

O sí, discrepo totalmente del artículo de Rafael Narbona (grosero y deleznable en mi modesta opinión) y también de quien enarbola su artículo como si fuera un estandarte.
Esos personajes del palillo en la boca que cita son absolutamente dignos pero, este del que hablamos, Pérez-Reverte es académico de la lengua, con todo merecimiento, además, y tiene la virtud de decir lo que muchos piensan y no se atreven a decir, o no saben hacerlo, o no tienen lugar donde expresarlo. En cuanto a que sea un mal escritor, es su opinión, que no comparto. Nada más.

Oliva dijo...

ESPANYA=DEMOCRACIA...ORGANICA NO?.

Tot Barcelona dijo...

Y yo pondré la entrada de hoy de mi buen amigo LLuis Bosch, que como verás tiene apellido de Jaén, igual que muchos que se las dan en nuestro Gobern, de línea genealógica pura, de casta rancia y de abolengo supremacista.

http://mildimonis.blogspot.com.es/

Un abrazo, y que la fortuna reparta suerte, porque de inteligencia está visto que se ha quedado parca.
Salut

Tot Barcelona dijo...

Por cierto, te mando la manifestación habida hoy, y en la que he tomado parte.
Se da la circunstancia de que los centros oficiales del Ay untamiento y servicios sociales dependientes de todos nuestros mandamases, estaban chapados, por lo que se ha incrementado el número de manifestantes.
Éxito absoluto...o como diría Dali : ABB SOOOO....LUUUUUUUUUUUU...TOOOOOOOOOO.

http://totbarcelona.blogspot.com.es/

Loam dijo...

"En 'La Guerra Civil contada a los jóvenes', de Arturo Pérez Reverte, llaman la atención sus múltiples -y significantes- silencios. De la misma manera que el libro se detiene a presentar el periodo republicano como un estado de caos permanente, no dice ni una sola palabra de sus logros y reformas. Ni reforma agraria, ni voto femenino, ni reforma educativa aparecen en el libro. Ni una palabra.

Poner silencio sobre este asunto no solo contribuye a que el lector desconozca la verdadera historia de la República, sino que además sirve al autor para presentar la Guerra Civil como ese absurdo que se propone presentar: Reverte no muestra el golpe de Estado como una reacción de la oligarquía ante las reformas republicanas, sino como el resultado de una tensión entre "dos fuerzas enfrentadas" -quienes no se sabe muy bien por qué se enfrentan- que, por medio de un relato equidistante que sobrevuela todo el texto, se reparten las responsabilidades entre los dos 'bandos'. Pero, hay que recordarlo una vez más, la República no era un bando, sino un Gobierno legítimo y democrático. Entre víctimas y verdugos no hay simetría." David Becerra

https://www.elconfidencial.com/cultura/2015-11-11/perez-reverte-guerra-civil-contada-a-los-jovenes_1091187/

Temujin dijo...

Loam , saludos, solo hay que ver como perpetro las entradas para saber que mi opinión sobre la obra literaria de alguien no tiene mayor trascendencia y carece de ningún valor. He leído casi todo lo que ha escrito Reverte y la mayoría de sus obras me han gustado, y ya está, ahí lo dejo, no tengo más valoración que añadir, porque de Rafael Narbona no he leído nada.
Pero aquí no se trataba de valorar la personalidad del autor, sino lo que dice, y lo que dice coincide plenamente con mi forma de pensar, con la entrada que puse el sábado antes de leer este texto.
Soy persona de cultura justa, pero no veo muy acertado juzgar una obra por su autor, Miguel Ángel pintó la Capilla Sixtina ¿ves acertado juzgarlo porque fuese homosexual o tuviese ciertas ideas políticas?, yo no entro en esas consideraciones leo lo que pone y extraigo mis conclusiones, veo un cuadro y digo si me es agradable, si me inspira; voy a una tierra y no la juzgo porque en la guerra civil estuviese en un bando u otro, ¿sabes que la mayor fosa común de la guerra en España esta en Burgos?.
Hijoputas hubo en todos los sitios, asesinatos, traiciones, venganzas, violaciones y demás atropellos ocurrieron en ambos bandos, antes y durante, despues solo los hizo "el invicto". Ese libro que comentas, yo lo tengo, se lo compre a mi hijo y es un panfleto, ni siquiera un libro, es muy escueto y no da tiempo a explicar lo que fue la Guerra Civil, sobre el conflicto te recomiendo "Una Historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie" de Eslava Galán.
La guerra se perdió por la estupidez de la izquierda, por en nombre de no se que lucha de clases quitar los oficiales de los cañones de los barcos que sabían apuntar y poner a cuatro indocumentados que no daban a un barco ni de rebote, por hacer asambleas para decidir si se atacaba, por la desmoralización que impusieron los comisarios políticos de la URSS, por la división, por exceso de ego y por un mal entendido concepto de revolución y eso no justifica el golpe de estado.Por esas causas nos tocó tragar con un cabrón ignorante, narcisista que trajo cuarenta años de atraso. Así que, creo que es mejor aprender que vengar, y contar la verdad sin politiqueo, lo que paso, paso, se cuentan los hechos, más que las opiniones, se entierra a la gente y a mejorar, que falta hace.

Temujin dijo...

Granuribe es curioso ver como alguien detesta al del palillo en la boca y luego dice defender al pueblo. Yo he aprendido mucho de gente con un palillo en la boca. Yo suelo leer Patente de Corso todos los domingos por la mañana y suelo coincidir con bastante frecuencia con sus planteamientos.

Temujin dijo...

Oliva , cuando dices lo de democracia orgánica es por el senado de la II Republica en el anteproyecto que defendía un senado compuesto por 250 Senadores: 50 elegidos por las Provincias o Regiones con sus Municipios; 50 por las representaciones obreras de los grupos de Agricultura, Industria y Comercio; 50 por las representaciones patronales; 50 por las Asociaciones de profesionales liberales, y otros 50 por las Universidades, Instituciones culturales y confesiones religiosas.?
¿O acaso te refieres a el injusto sistema electoral español que adopta la Generalitat en beneficio propio?
¿Tal vez por democracia orgánica te refieras a las "familia bien" de apellidos auténticos y que no dejan que los mayoritarios Garcia, Martinez, Lopez, Sanchez, Rodriguez, Fernandez estén en política en Cataluña a pesar de ser la gran mayoría?
No lo entiendo

Temujin dijo...

Miquel he leído la entrada de LLuis y se me sube la sangre al campanario. La violencia no son solo armas, son amenazas, desprecios, despidos laborales para los no afines, violencia es crear bandos, dividir grupos o familias sobre todo la falta absoluta de vergüenza de pregonar el buen rollito cultivar la discriminación, la clasificación y el atropello...

Toy folloso dijo...

Muy bonito lo que ha pasado en Francia. El estado cuasi ha aplastado cualquier vestigio que quedara de catalanidad en las tres provincias catalanas del norte.
Los estados centrales son más nacionalistas que nadie; gustan de absorber, succionar, unificar los territorios que poseen caracteres diferentes. Y sus moradores, caídos en desgracia, solo nos defendemos, con mayor o menor ímpetu, de ser desposeídos de nuestras singularidades.
Más, cualquier intento de modificar el cauce de un río, siempre es desbaratado por un futuro aguacero importante.
Por aquí están lloviendo muchísimos independentistas por metro cuadrado.

Doctor Krapp dijo...

Había leído este texto y me parece un interesante punto de vista que comparto solo en parte. Lástima esa necesidad tan premiosa a veces que tiene Reverte de usar palabras categóricas en las que parece que en vez de dar su punto de vista te está leyendo un sermón casi de cura preconciliar.
El mundo, y España es parte del mundo, es un puro cambalache. Todo se sostiene por culpa de pequeñas miserias y menos mal que hay hipócritas y fariseos, imagínate que la gente creyese en todo lo que dice creer, ésto estallaría por todas partes.
Yo le diría a Reverte:
"Lo siento, tío, pero no puedo rasgarme las vestiduras cada vez que pase o se haga un disparate en España, en Cataluña o en el resto del Mundo. Hay demasiados disparates y yo no tengo pasta, estoy en el paro, para comprarme ropa nueva a cada instante.
Procuraré no meter la mano en el avispero que para héroes los de tus novelas
Saludos, Reverte"
Saludos, Temujin

Temujin dijo...

Jajajaj seguramente te aplaudiria, no lo se, pero estoy casi seguro. Coincido bastante con el enfoque, de hecho algo parecido publique yo antes de leer este articulo...
Un saludo, cuidate

Toy folloso dijo...

Otra manera de pensar,

Temujin dijo...

"No entiendo cómo puede tener a una comunidad de siete millones y medio de personas así. "

¿Y a las demás?, Soria no tiene tren, ni inversiones, Teruel es un desierto, que el generalisimo hiciese "chamba" en Cataluña olvidándose del resto de España o ¿que pagase la traición del inventor del Talgo a la República privilegiando al puerto de Bilbao sobre el de Santander?


No se le puede decir a un pueblo que no use su idioma para educar a sus hijos

Ya sabemos todos que el catalán en Cataluña lleva prohibido 40 años, desde la Transicion... hasta ahora que resulta imposible y penado hablar en catalán..

¿Quitamos los impuestos y que cada uno se pague los médicos y las escuelas? asi las empresas, el motor económico, no financiaran el arte o la medicina, ¿para que vamos a cuidar a terminales si se van a morir?
Galicia se vio represaliada cuando le quitaron las inversiones en lo textil para beneficiar a Cataluña, por ejemplo, ¿nos quedamos en el pasado o miramos al futuro?