Se ha producido un error en este gadget.

martes, 19 de enero de 2016

Cobardes y valientes

Victoria Camps, con la que tuve el privilegio de colaborar, explicaba que no existen “contenidos ofensivos, sino personas ofendidas”. “El problema básico –añadía esta catedrática de ética– es que la ofensa es subjetiva”. La subjetividad está relacionada con el cambio de los valores y las conductas, así en la vida cotidiana como en la política. Lo vimos la semana pasada en la toma de posesión del nuevo president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y en la constitución del Congreso de los Diputados. No sólo afloró la llamada

“No son épocas para cobardes”, exclamó Puigdemont en su investidura. La cobardía y la valentía son también valores subjetivos. Así, por ejemplo, la duda puede ser vista como una señal de debilidad. Sin embargo, se puede afirmar también que la fortaleza de una persona no se mide por la fuerza con la que impone sus convicciones, sino por la firmeza con la que se mantiene en sus dudas... En cualquier caso, la subjetividad hace que una actitud pueda ser juzgada por unos como cobarde y valorada por otros como valiente.

¿Fue más valiente Carrillo aceptando en su día la bandera monárquica que ahora Iglesias levantando el puño al final de su promesa como diputado? ¿Fue más cobarde Tarradellas teniendo que domesticar al general Francisco Coloma Gallegos que Puigdemont al prometer “fidelidad al pueblo de Catalunya” eludiendo acatar la Constitución y el Estatut? Dejo la respuesta al gusto de los lectores. Recodaré sólo un par de hechos de aquella transición que hoy se minusvalora.

Santiago Carrillo entró clandestinamente a España con peluca –no sólo ahora el pelo es de rigor– y fue detenido el 22 de diciembre de 1976 en Madrid. El líder comunista se llevó la mano a la cabeza, arrancó su postizo y dijo a los policías: “Tengan, para ustedes; estos pelos ya no son necesarios”. El 9 de abril de 1977 –sábado de Gloria– el presidente Suárez legalizó el PCE. Una semana después, Carrillo ofreció su primera rueda de prensa en la legalidad con una gran bandera roja y amarilla presidiendo el acto: el comité central acababa de aprobar el reconocimiento de la Monarquía y la aceptación de la bandera bicolor.

Josep Tarradellas viajó a Madrid el 27 de junio de 1977. Culminaba así la operación Retorno. Al día siguiente se entrevistó con Suárez en la Moncloa. La reunión fue mal. A la salida, Tarradellas declaró: “El cambio de impresiones ha sido sumamente satisfactorio; excelente”. Martín Villa volvió corriendo al despacho de Suárez: “Presidente, estamos ante un hombre de talla política. Quizá nos estemos equivocando”. El resto de la historia es más conocido: el “ ja sóc aquí”, del 23 de octubre desde el balcón de la Generalitat, y la restauración de la institución en la persona de su presidente en el exilio. El único acto de ruptura democrática de la transición: ligaba la legitimidad republicana con la legalidad preconstitucional.

Sí, sólo un par de batallitas. Siento haberles aburrido pero fueron también mis batallas. Reivindico a los cobardes de entonces. Gracias a ellos hoy podemos presenciar el espectáculo de los valientes de turno.


La versión original aqui.




Hace pensar en como hemos llegado y lo que costo, Napoleon (afamado y genial general frances que acabo perdiendo) decía:

 "Las victorias tienen muchos padres, las derrotas son huérfanas"

(o algo parecido)


Que Fortuna nos ilumine...

18 comentarios:

Joselu dijo...

Yo viví intensamente aquella transición que ahora veo de modo distinto, mucho más próximo a ti. El franquismo fue el precio terrible he hubimos de pagar por el infantilismo ominoso de la izquierda durante la segunda república. El franquismo fue, a mi modo de ver, el castigo por tanto disparate izquierdista y anarquista. Su final por contra sirvió para que la izquierda y la derecha sacaran lo mejor de sí mismos y llegaran a esa transición que ahora se menosprecia estúpidamente. El miedo a los coletazos del franquismo fue tan intenso que actuamos con sensatez, esa que tanto nos falta ahora. De vez en cuando sacamos lo peor de nosotros mismos con enorme entusiasmo. Es lo que pasa ahora. Tenemos la pulsión de tirar de nuevo todo por la borda, de empezar nuevamente de cero (algo que ningún país se plantea), de hacer una nueva transición, de comenzar un tiempo distinto y maravilloso. Terrible pulsión cainita en la que todos representamos un papel teatral con convicción (aunque con inconsciencia) para llevar a este desangelado país de nuevo a una crisis sin salida en que tal vez surja otras formas de autoritarismo o nos vayamos todos a la deriva como náufragos.

Por aquella transición en que fuimos mayores de edad. No como ahora que volvemos a ser adolescentes airados, ansiosos de no crecer como Holden Caulfield de El guardián entre el centeno.

Un cordial saludo.

Joselu dijo...

El franquismo fue el precio terrible que hubimos de pagar ... (hay un error en el texto).

María dijo...

A mi, como a JOSELU en este caso, me parece TEMU, que no se trata de contraponer valentía a cobardía, que como tu dices son calificativos del todo punto subjetivos, si no cordura a locura, sensatez a estupidez, ahora mismo parece que a la mitad de este país se le han comido las neuronas algún parásito extraño o no me lo explico, solo espero que deje alguna viva para que cuidemos lo mucho y valioso que hemos conseguido ( una transición imperfecta pero sin a penas derramamientos de sangre, una descentralización que ni Tarradellas soñaría en sus mejores sueños, una sanidad universalizada q envidian en todo el mundo y un despegue económico que nos ha sacado de ostracismo en el que dormitábamos en el pasado) y luchemos por conseguir todo lo que nos falta ( armonizar los conflictos territoriales con respeto por las diferencias sin fracturar lo que tanto ha costado conseguir aquí y llamada PAZ -esa cosa de la palomita que a tantos descerebraos parece importarle tres, aun viendo volar por los aires a países hechos cisco, sangrando refugiados por todo el planeta- consolidando un entramado productivo que sustente el estado del bienestar que todos deseamos, arreglando todo lo que hemos hecho mal o no funciona, que es mucho.


Muchos besos para todos y buen día a pesar de toda esta locura vírica o bacteriana, no se ;)

Miquel dijo...

Creo que has obviado un pequeño detalle..
Antes (ya ves como pasa el tiempo) los políticos eran eso, políticos, y los pactos eran para el bien común:

Los firmantes fueron finalmente Adolfo Suárez en nombre del gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo (por UCD), Felipe González (por el Partido Socialista Obrero Español), Santiago Carrillo (por el Partido Comunista de España), Enrique Tierno Galván (por el Partido Socialista Popular), Josep Maria Triginer (por la Federación Catalana del PSOE), Joan Reventós (por Convergencia Socialista de Cataluña), Juan Ajuriaguerra (por el Partido Nacionalista Vasco) y Miquel Roca (por Convergència i Unió). Manuel Fraga (por Alianza Popular) no suscribió el acuerdo político, pero sí el económico.

Por cierto..¿ te das cuenta que por un lado está Felipe Gonzalez por el Partido Socialista, y por el otro está J M Traginer por la Federación Catalana del mismo partido ...y no pasa nada ?..nada ¡¡¡

Y que está Fraga y se sienta con Carrillo...¿ y no pasa nada ? ...Nada ¡¡¡
Y que gracias a aquello hoy tenemos esa libertad que todo dios dice la encuentra a faltar ¡¡

Salut

Francesc Puigcarbó dijo...

Daniel, eso de la subjetividad del insulto, que quieres que te diga, si a alguien le llamo hijo de puta, és un insulto no una objetividad.
Del nuevo presidente de Bongonia sé poco, aparte que lleva un mocho de fregona en la cabeza, que es de la ceba y ex alcalde de Girona.
Tarradellas era un cantamañanas, bon vivant i misógino que poco aportó i poco valiente era, aprovechado si lo era, como Carrillo, un sinvergüenza chaquetero que acabo en el PSOE y que traiciono una y otra vez sus presuntos ideales, sin olvidar el oscuro asunto de la masacre de Paracuellos del jarama, el único merito que tiene es haber llegado a los 99 años fumando como un carretero hasta el final.

Nada Daniel, que de estos pájaros, de valiente, ni uno....

un abrazo

emejota dijo...

Tiemblo al comprobar cómo se escribe la historia porque guste o no, mentiras van al poder, o quizás ignorancia y subjetividad siempre. Egos vergonzantes son quienes aspiran al poder por encima de la campana grande. Políticos = intermediarios, y los mejores individuos, l@s de mentes más claras, prefieren no pringarse con tanta miseria, ell@s pueden vivir dignamente. A las pruebas me remito.

Luis Antonio dijo...

Del artículo publicado suscribo esta frase: "Así, por ejemplo, la duda puede ser vista como una señal de debilidad. Sin embargo, se puede afirmar también que la fortaleza de una persona no se mide por la fuerza con la que impone sus convicciones, sino por la firmeza con la que se mantiene en sus dudas..."

Aunque la moda es vituperar a la Transición, viendo el panorama actual de partidos incapaces de interpretar el mensaje de las urnas, creo que fue ejemplar y que ha la "cuenta de resultados" sea muy positiva.

Eso no quita que la situación actual exija reformar la Constitución para que siga siendo útil y permita abordar los conflictos nuevos.

Saludos

Luis Antonio dijo...

Rectifico: y que la "cuenta de resultados"...

Temujin dijo...

Joselu, es muy diferente entrar como Carrillo , perseguido y con amenaza de detención que hacer declaraciones en medios de comunicación libres, creo que con eso esta todo dicho. Es muy diferente hablar de libertad y democracia ahora, que en aquel entonces. Me acuerdo del tristemente famoso Barrionuevo en los entierros de los asesinados por ETA, con los militares amenazando de golpe de Estado$, Aznar y sus secuaces pidiendo "otras medidas" para después criticarle y utilizarlo en su beneficio político, Fraga nunca lo hizo. La transición tuvo muchos errores como implantar el federalismo y cambiarlo de nombre por autonomía, pero en general y desde un punto de vista global, no se hizo del todo mal.

Temujin dijo...

Maria, se gobierna a golpe de titular de TV y muchos se escandalizan (o hacen que se escandalizan) con cualquier gilipollez, prosperan los grises y manda la prensa. El discurso no es analizado, las palabras son extrapoladas y todo el mundo habla de gastar pero pocos hablan de producir (me he leido casi todos los programas económicos de todos los partidos). La razón no cuenta, el contexto no vale para nada y la gente hace declaraciones con pleno convencimiento de que dentro de dos días nadie de acordará, es fácil ver mutaciones extraordinarias para alcanzar el poder, como ver a gente de izquierdas que con buen rollito defienden los nacionalismos excluyentes i apoyar a España nos roba...Un cóctel estúpido y explosivo.

Temujin dijo...

Miquel, lo has resumido con nombres y apellidos, que es lo que quería hacer yo y no he podido (por tiempo), no se puede añadir más. Las diferencias son enormes, ingentes,oir hablar a Guerra y oir a Sanchez dan una muestra de ello... Sobra gente gris e interesada...

Temujin dijo...

Francesc. creo que coincidirás que las diferencias son palpables, Carrillo se mantuvo en pie el 23 F y Suarez también, ¿cuantos se mantendrían de pie en similares circunstancias de los que están ahora?...

Temujin dijo...

Emejota, te resumo, la brillantez esta prohibida en cualquier partido politico yt si aparece alguno es inmediatamente sepultado por el titulat de cualquier medio afin o no...y por la burocracia de los partidos, transformados en empresas deficitarias permanentes..

Temujin dijo...

Luis Antonio, sinceramente pienso que si se aplicasen las leyes actuales no hacen falta más y no se en que parte hay que reformar la Constitucion, que todo el mundo dice de cambiarla y nadie dice en que...

Gemma dijo...

El problema son las autonomías, generan un gasto público insostenible, es como tener 17 macropaises dentro de un país pequeño...sobran políticos, sobran cargos, sobran enchufados, sobran funcionarios, sobran todas aquellas lenguas que encarecen o dificultan procesos administrativos y burocráticos, no es normal que se necesiten traductores en juzgados, en administraciones, cuando se reside en el mismo país y la inmensa mayoría domina la misma lengua, no es normal que pueblos de mil habitantes necesiten tener cada uno un ayuntamiento, un ambulatorio o centro médico o un colegio público, cuando entre ellos además hay una distancia mínima de siete kilómetros, y dos bibliotecas en un radio de siete kilómetros, y cuarenta funcionarios para dos pueblos que se tocan con dos alcaldes con sueldos extrañísimos, uno el del pueblo de arriba cobra dos mil euros más cada mes que el alcalde del pueblo de abajo con los mismos habitantes, no es normal en un país que se queja de que no hay dinero para sanidad, para escuelas o para comida, vivienda, un techo...ya no digo calefacción que también la necesitan, pero es que no tienen ni techo...y no es que estemos ciegos, y no es que estemos sordos, tampoco se trata creo de ser más valientes o más cobardes, ni más que unos ni menos, creo que nos hemos olvidado de que somos un país que paga muchos impuestos y que los impuestos sirven para cubrir necesidades básicas que nada tienen que ver con los bonos, con los intereses bancarios, con el suelo hipotecado... son para cubrir las necesidades sanitarias,asistenciales y sociales de las personas que cada día al despertarse insinúan que no tienen sustento, no podemos estar pensando en los funcionarios que tienen el sueldo congelado o que los pobres pensionistas cobrarán un euro más cada mes, mientras nos seguimos preguntando que hay qué cambiar en el puto sistema que hace que un alcalde del pueblo de arriba supere con creces no sólo al alcalde del pueblo de abajo sino a la mayoría de ciudadanos...y la lista es interminable, pensad en ello, mirad a vuestro alrededor y haced cada día la lista de la compra pero también la lista de las cosas que nos sobran, porque de esas sobras, se saca al menos a un país de la pobreza.

Saludos.

Krapp dijo...

Al revés de lo que ocurre con los hechos que nos acontecen en la vida cotidiana, los hechos históricos hay que verlos de lejos ya que la lupa en cuanto nos aproxima a los hechos nos hace perder perspectiva.
Los discursos de rechazo a una época y a unos hechos determinados adquieren su valor por los vaivenes de la historia y sus movimientos. Tras el triunfo de la Revolución Francesa y del período revolucionario subsiguiente incluyendo la época napoléonica, el triunfo de la Restauración convirtió aquellas mareas revolucionarias en poco más que un reino de terror y de muerte.
Siempre pasa igual, la época posterior cuestiona las unanimidades de la época precedente, en tanto en cuanto tiene que darse valor a si misma rechazando lo que procede de lo antiguo en período de cambio. Este es un nuevo período y requiere el rechazo de los valores antiguos para que crezcan los nuevos.
Un abrazo

Temujin dijo...

Gemma por no hablar de centros meteorológicos regionales (como si las borrascas se acojonasen al cambiar de region), embajadas para colocar amiguetes (Castilla y Leon creo que tiene 10 ó 12), observatorios variados, quitanieves que pasan uno detrás de otro y otro que pasa detrás de los otros dos porque son de administraciones diferentes y así podíamos estar hablando hasta la madrugada, los funcionarios se llevan las tortas porque son la cara visible y los malos generales siempre se escudaron en la cobardía de sus tropas antes que reconocer sus fracasos. Demasiado ego, demasiada despreocupación y mucho sinvergüenza, el hospital de Burgos es privado, ¿contratamos y pagamos gestores para que estos deleguen en negocios privados? ¿Quien lo entiende?, yo no...

Un saludo

Temujin dijo...

Doctor Krapp la Historia, para mi por lo menos, da una visión de perspectiva, aseptica, no nos manchamos de sangre, podemos leer una batalla e irnos a cenar, nadie nos corta una pierna y nadie viola a nuestras hijas. ¿Fue necesaria la Revolucion Francesa? históricamente si, otra cosa es si vivías en Paris, tenias algunos recursos económicos y enemigos revolucionarios. En el periodo de la Guerra Civil en Burgos fueron asesinados, para robarles impunemente, cientos de personas, en muchos casos sin filiación política alguna.
Lo decía Hamlet: ·CUantas veces con el semblante de la devoción y la apariencia de acciones piadosas, engañamos al diablo mismo..."


Un saludo