Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Un pirata sin espada no es un pirata...


Fecha del sainete: junio. Lugar: escuela infantil con cabroncetes de 3 a 6 años. Personajes: miembros de la antes APA (Asociación de Padres de Alumnos) y ahora AMPAA (Asociación de Madres y Padres de Alumnas y Alumnos). País -lo han adivinado-: España. Motivo: fiesta de fin de curso de los malditos enanos. Para crear ambiente, precisemos que un estudio del psicopedagogo del centro determinó retirar la prohibición a los alumnos -alumnos y alumnas, puntualizaba-, común a la mayor parte de los colegios españoles, de utilizar el teléfono móvil en los pasillos y el patio del recreo. «La imposibilidad de utilizar el móvil -decía el delicioso texto pericial- genera una ansiedad en el alumnado que disminuye su atención y rendimiento en clase y puede dar lugar a disfunciones psicológicas». Con lo cual imagínense el recreo. Los pasillos. El cuadro, o sea. El colegio entero parece un locutorio telefónico. Eso sí: ni una sola disfunción a la vista.

Pero volvamos al asunto. Una vez situados en la clase de colegio de que se trata -lo llamaremos CEIP Buenaventura Durruti para no forzar la imaginación-, lo siguiente será fácil de comprender. Los papis y mamis, reunidos para tratar el asunto de la fiesta de fin de curso, debaten el tema. Por supuesto, el centro aconseja elaborar los disfraces infantiles con materiales respetuosos hacia el medio ambiente: reciclaje, reutilización de objetos, etcétera. Y este año, tras considerar varias posibilidades, alguien propone el tema Piratas, siempre atractivo para los niños y de sencilla ejecución, en principio. Después de animado debate previo -hay quien apunta, muy serio, que los piratas son individuos de ética discutible y no transmiten valores-, los padres y madres del alumnado y la alumnada deciden refugiarse en lo clásico. Los niños irán de piratas, y punto. Sombreros de cartón, parches en el ojo de materiales reciclables, calaveras y tibias de papel ecológico. Entonces alguien formula la pregunta crucial: «¿Y las armas?». Y se hace un silencio.

La discusión que sigue tras el silencio -ha durado cinco segundos de reloj- es estupenda. Tengo la transcripción literal, pero la soslayo por larga. Resumiré consignando que una madre sugiere comprar espaditas de plástico en el chino de la esquina, pero otras se oponen. «No, que luego se pegan con ellas», dice una. «Hagámoslas entonces de cartón -responde otra-, en plan atrezzo». Pero surgen discrepancias. «Me niego a que los niños vayan armados», dice alguien. Un padre allí presente propone recortar pistolas de cartulina y que las lleven en la faja, pero otro se manifiesta en contra de cualquier arma de fuego, real o figurada. «De todas formas -interviene una madre-, un pirata sin espada no es un pirata». Otro silencio perplejo. Al fin, un padre sugiere que en vez de espadas los niños lleven catalejos. Podrían hacerse con tubos de papel higiénico, propone. «Entonces los niños irán disfrazados de marinos, no de piratas», apunta alguien. «O de astrónomos», tercia otro padre, guasón, al que dos o tres miran mal y alguien llama fascista por lo bajini. Sigue la murga. «Por definición, un pirata debe llevar un arma», razona una madre. «Es que son piratas buenos», opone otra. Eso suscita un vivo debate ético sobre la piratería. «Si son buenos, no pueden ser piratas», dice alguien. «Un pirata siempre es malo», añade otro. «Igual lo de piratas buenos con los niños no cuela», opina un tercero. «Hay peores formas de hacer el mal -expone después una madre-. Dejemos de aplicar clichés maniqueos y asociar la figura del pirata con la violencia». «Pues ya me dirás cómo hacen entonces los abordajes», le responden. Otra madre comenta que es posible que algún alumno tenga parientes faenando en el Índico y sepa lo que son piratas de verdad, con lo que el trauma psicopedagógico puede ser fuerte. Mejor no remover eso, opina. «Pero es que hay piratas y piratas, y los del Índico son somalíes hambrientos», justifica una tercera mamá. «Entonces, disfracemos a los niños de negros, pero sin armas», sugiere un padre que ha llegado tarde y no se entera bien de qué va la discusión. «Africano de color, quiero decir», añade cuando todos lo miran con el ceño fruncido. «Sí, claro. Vendiendo relojes y gafas de sol», propone el que antes fue llamado fascista. Alguien da unos golpes en la mesa y dice: «¿Os dais cuenta de en qué jardín nos estamos metiendo?».

Lo del jardín alumbra una idea brillante. Los enanos, se aprueba al fin por unanimidad, irán disfrazados de bucólico paisaje campestre: las niñas de árboles y los niños de flores, con pétalos recortados de papel de colores y un hueco en el centro para asomar la cara. Todos pacíficos, solidarios, ecológicos, reciclables, sostenibles.

O sea. Monísimos. 


Patente de corso
Disfrazando a las criaturas
XLSemanal - 20/8/2012


Siempre me gustó Reverte y su manera de contar las cosas, así a lo vivo, sin ambages...

A mi hijo le compre una pistola cuando tenia cinco años, no de tienda de chinos, sino una pistola de verdad, de metal Made in Spain, todavía la conserva y duerme con ella, (sale más barato comprar menos cosas buenas que muchas cosas malas..)
Ha matado a muchos malos y es posible que a algún bueno, por aquello de los daños colaterales y tal.
Juega con ella  con sus hermanas y con sus amigos, imagina batallas, en la Segunda Guerra Mundial (tengo bastantes libros de ella y los veo con él)
También para animar su espíritu bélico, tiene Legiones Romanas de Play Movil (las han dejado de fabricar, como consecuencia del pensamiento único y políticamente correcto) y le enseño como luchaban griegos y romanos.
La falange macedonia, ya sabéis, la caballería por las alas y la infantería pesada por el centro, le enseñé como Julio Cesar conquisto la Galia en la Batalla de Alesia, la disposición de galos y romanos en el asedio y algunas cosas fascistas y violentas más.
Mi hijo es muy grande y es un buenon y todavía tengo que escuchar memeces como que el que un niño como el mio lleve una espada y un escudo de madera (también le proporciono armas blancas), es una incitación a la violencia y parecidas pamplinas.

Diréis ¿porque le enseñas estas tácticas de combate?, pues muy fácil, puede que algún día le haga falta luchar por sus libertades y su dignidad.
Ese día, es mejor que sepa como se lucha y no se deje rodear por los guardias en una manifestación, por ejemplo...
Y si no le hace falta, su padre y él, habrán pasado un buen rato.
Por cierto, yo nunca le dejaré ir con un móvil al colegio, ni le dejare ir en chandal a clase, (que los chandar son para hacer gimnasia, no para estudiar), le enseño a vestirse de forma digna para ir a la escuela,  le enseño a portarse como un caballero, no como un patán, a escuchar y a aprender, a tener respeto por los profesores y algunas que otras estupideces más, tan pasadas de moda en estos tiempos tan modernos y tan jodidos...
Posiblemente soy un anticuado, como me dijo una pedorra de madre un día...al oírme decir que no se debe ir a clase en chandar...
Palabras como dignidad, honradez y seriedad, no están en las clases y así nos va, todos con las florecitas haciendo el capullo ... en la estúpida idea de que todo vale, luego nos extrañamos de las cosas que pasan...


Que Fortuna me guié con mis hijos...



28 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Cuando los temas más benévolos se llevan hasta el punto esperpéntico del escrito, es cuando me doy cuenta de lo gilipollas que nos estamos volviendo. Bueno, se están volviendo, porque en mi casa somos normales del todo y mis hijos también, y saben perfectamente distinguir entre la realidad y la ficción, y saben que las pistolas, los cuchillos, y hasta las armas de destrucción masiva existen. De hecho ayer tuvimos debate en mi casa sobre el tema de la bomba atómica, que los yankees la utilizaron pero si no es por los alemanes, ni de coña la inventan... En fin, que porque intenten proteger a sus nanos de la maldad del mundo vistiéndoles de flor inócua, no van a poder impedir que los críos reciban información desde muchos otros sitios donde les van a descubrir como es el mundo. Si no es con 6 años, será con 14, pero es imposible mantenerles protegidos en su burbujita de por vida.
No sé, en mi casa, desde siempre, lo hemos aprendido todo a pelo, sin amortiguaciones, y somos normales del todo. No estamos tarados ni somos unos violentos descerebrados. Sabemos lo que hay y sabemos que podemos elegir donde estar.
Un beso, pater.

Miquel dijo...

El mio tiene ya 30 años. De nombre Icaro. Costó lo suyo en esta Barcelona petrificada por los santos (Sant Jordi y Sant Didac )...La comuna icariana de Cabet de siempre hizo mella en mi corazón. Lo entendieron, o el registrador lo dió por bueno sin saber lo que significaba. Da igual que da lo mismo. Uno no ha nacido enseñado a ser padre, lo hemos de aprede-her. Como todo lo aprendible. En fin, interesante conclusión en tu escrito. Salut

Toy folloso dijo...

Que esté realmente convencido del porqué de su corrección en el vestir y de no usar artilugios que distraigan su atención de los estudios.
Que no se deje arrastrar por la masa de dictadorzuelos que están maleducando muchos padres....

Dr.Krapp dijo...

Sin duda la educación espartana es la mejor:)
Hay un cuento magnífico de Maonolo Rivas en Un Millón de Vacas sobre el tema. Un papá progré que no quiere comprarle un arma de juguete a su hijo pero al final el hijo hace un uso "alternativo" de ese regalo no violento.
Empieza así y no te digo como acaba por si quieres leerlo:
Había jurado no comprarle jamás un arma de juguete al niño.
"Había pertenecido a Greenpeace, aún cotizaba con un recibo anual, y sentía una simpática nostalgia cuando veía en la televisión una marcha pacifista desafiando la prohibición de internarse en el desierto de Nevada, donde los ingenieros nucleares se extasiaban sembrando en los cráteres hongos monstruosos. Su trabajo de representante comercial lo absorbía totalmente. También se había casado. Y había tenido un hijo..."

Tracy dijo...

Como siempre llevas razón, llevar las cosas hasta sus últimas consecuencias es cuanto menos de sainete de barraca de feria. Creo que al niño se le debe dar una explicación racional del uso de todo aquello que cae en sus manos, porque queramos o no ha de convivir con ello, no crece dentro de una burbuja.
Racionalicemos las cosas, porfa.

Bertha dijo...

llEVAR LAS COSAS A EXTREMOS PRODUCE CONFUSIONES-CUANDO LOS NIÑOS O NO TAN NIÑOS PREGUNTAN PUÉS SEGUN SUS ENTENDEDERAS HAY QUE RAZONARLES LAS COSAS PERO...SIN DRAMATISMOS.

HAY QUE EDUCAR EN LA REALIDAD Y ESO NO QUITA QUE SE LE PINCELE CON ALGUNA ALTERNATIVA MENOS IMPACTANTE PORQUE NO TODOS TIENEN LA MÍSMA REACCIÓN.

NO ME HUBIERA GUSTADO ESTAR EN ESA REUNIÓN(LAS ODIO)

Daltvila dijo...

Me ha parecido genial la discusión de los padres. Yo he asistido a algunas como esa e incluso MEJOR, pero son un poco largas de contar... algún día...

Lo del chandall... uhmmm sí es verdad que es para el deporte pero a mí Temujín, si me dejaran, iría así a trabajar tan feliz y no con los tacones, las medias, la falda,... No me siento tan cómoda... pienso mejor en chandal, te lo aseguro.

Besos

María dijo...

A mi como a DALT, este texto de Reverte lo que me parece que explica de maravilla, son los debates tan sumamente estúpidos que se generan en las reuniones de padres en un cole y he pertenecido a tantas asociaciones de padres de todos los colores que escuchando lo he llegado a escuchar, lo que no me explico es como muchos niños no piden la emancipación directa de sus familias a los 14:))

¡¡Mira que se escuchan imbecilidades!!...en una reunión como esta, porque se iban a esquiar, llegué a escuchar a una madre de un niño de 12 años, que si alguien iba a supervisar que los niños fueran bien abrigados y otra que a su hija no le obligaran a llevar casco, que tenía una melena preciosa y eso era perjudicial para el pelo:-) Eso sin contar otra que quería que se hirviera el agua de la fuente y se le pusiera boquilla deshechable ¿saldrá algún niño normal con algunos padres?

Bueno, yo a cosas con armas, no he jugado con mi hijo ( nunca le dio por ahí) pero guerras de cosquillas, saltar por las camas y rodar por la hierba con los perros jajaja montón de veces.

Estás hecho todo un padrazo TEMU, seguro que tu hijo saca dices en historia y es el más elegante ( no lo digo con rintintín eh?) al mío aun dándote la razón con lo del chadal, no fui capaz de quitárselo hasta que hizo la comunión, creí que iba a hacerla en chandal. Increíblemente llegamos a la tienda, vio un traje de almirante y dijo: ése, para mi... fue entonces cuando entendió que los pantalones tiesos - como él los llamaba- no dolían:))


Muchos besos TEMU

Malo Malísimo dijo...

Mi Señor Temijín, que en este país nos hemos vuelto(no todos) gilipollas de atar es un hecho.

Yo también le compré al mio, que hoy con quince años mide 180cm y gasta un 45 una pistola de las de fulminates, una imitación a un colt 45 que no tenía fuerzas para montarla. Al día de hoy le gusta la literatura fantástica, juega a las "Cartas Magic" le encanta el mundo clásico y la mitología y es eminentemente tranquilo y pacífico y por supuesto el movil se usa para lo que se debe usar y cuando llega al Insti, lo apaga (y lo he comprobado)

Temujin dijo...

Novi, la maldad también se combate con la fuerza, si es necesario. Muchos derechos que tenemos fueron conquistados con violencia. Yo me crié con pistolas de juguete y películas de vaqueros y aquí estoy... de caballero del Temple...Y no se trata de protegerles en una burbuja, se trata de enseñarles a asimilar las circunstancias...

Temujin dijo...

Miquel, yo para ser padre lo único que hago es hablar a mis hijos como si entendiesen lo que digo..no como a estupidos, la verdad. Icaro es un buen nombre, me gusta..

Rafa. Uno de los dos dijo...

Temujín , lo tuyo me parece una buena exposición sobre la manera personal de entender ciertos aspectos de la educación de los hijos.
Lo de Reverte, un delicioso texto que describe de alguna manera el signo de los tiempos, de una tontería supina.
Pero, por cierto...¿alguien me podría decir cuál es la forma digna de vestirse para ir a la escuela? pública, por supuesto, a las privadas ya sabemos como hay que ir.

Temujin dijo...

Toy Folloso, vestir correctamente es una forma de mostrar respeto por donde vas y a lo que vas. Una cosa es divertirse aprendiendo y otra muy diferente es hacer de la educación un chiste...

Temujin dijo...

Krapp, no se porque ese libro que mencionas me gustará.
La educacion se debe dar en casa, más que en la escuela, a la escuela se va a aprender a aprender, o eso creo yo..

Temujin dijo...

Tracy razón y apariencia social, no siempre van unidos..

Temujin dijo...

Betha estoy convencido que los niños entienden todo, si se les explica como a personas normales, no como a subnormales, que así les hablan algunas madres y padres...

Temujin dijo...

Daltvila, el habito no hace al monje... pero colabora mucho, decía mi padre que fue un padre como dios manda y yo pienso que es verdad...

Temujin dijo...

Maria, mis hijos no están bautizados, por lo que no tendré el dilema de la comunión (hombre de negocio, que soy. A mi la ropa me parece importante, la escuela es donde se va a forjar la mente de los niños y eso se debe hacer con respeto al lugar y a las personas...

Temujin dijo...

Malo, lo sabia, eres de los míos...El jugar con pistolas "per se" no creo que le haga mal a nadie, son otras estupideces las que conducen a ello, la falta de respeto (no digo miedo) a las instituciones y a las personas hacen mucho más que las pistolas...

Temujin dijo...

Rafa yo llevo a mis hijos a la escuela pública. Y una manera digna de vestirse en un niño, es un pantalon, una camisa y un jersey (a ser posible sin marcas comerciales), de calzado unos zapatos o botas en invierno y una cazadora o una trenca.
Para las niñas idem, excepto algún vestido o faldas.
Sin marcas comerciales, ni cosas que distraigan la atención.
Personalmente yo pondría uniformes en la escuela pública, por muchas razones, economía, ocultamiento de clase social, prácticos y duraderos.

María dijo...

TEMU, con todo el cariño, con la ropa eres tú tan radical como los padres de los que habla Reverte, respecto de las pistolas y espaditas:-)

En primaria, donde los niños tienen entre 3 y 13 años, lo único que debe primar en la vestimenta de un niño es su comodidad.

Tan digno y adecuado va un niño de 5 años, en chandal, como en pantalón de pana, vaquero o tergal. Te lo comenté arriba en broma, pero es cierto, al mío no hubo manera de ponerle ropa que no fuera chandal de algodón hasta que creció un poquito, te comenté lo del traje de almirante porque me dejó alucinada su decisión, el motivo es lo de menos. Jamás obligaré a un hijo mío a ponerse ropa con la que no se sienta a gusto. Si tiene o no marca, es lo de menos, viven en el mundo que viven y la escuela debe ser un reflejo de la realidad, no un espacio aislado de ella.

La uniformidad es práctica, pero a mi no me gusta en nada. La normalidad y el sentido común es lo que debe imperar siempre.

Ser o no idiota no depende en absoluto de cómo se vista un niño, en el mundo hay diversidad, en la escuela debe haberla, la marquitis y el clasismo no depende de la ropa, depende de las ideas que le metan en la cabeza a los niños respeto de lo que significan ambas cosas.


Más besos y buen día.

Temujin dijo...

Maria, un uniforme para los niños, los hace iguales, no hay distinciones de clases sociales y se eliminan muchos perjuicios.
A mi que una persona vaya con marca o no, me da igual pero a determinadas edades puede causar mucho perjuicios, ademas a los padres nos facilita mucho la labor.
El uniforme debe ser cómodo, resistente y barato y a las familias más desfavorecidas gratis.

Francesc Puigcarbó dijo...

hay demasiado gilipollas suelto, un negro es negro y un blanco blanco, no de color negro o de color blanco. Pero con esta cosas de algunos padres y madres de las APMS, DE SER TAN POLÍTICAMENTE CORRECTOS, se hacen y dicen muchas tonterias. No por tener un arma, un niño de mayor serà un terrorista.

un abrazo.

Temujin dijo...

Francesc, cada dia somos más y creciendo, un dia no vamos a caber..

Gemma dijo...

Yo estoy en contra de las armas, y para estarlo quizás tuve que ver una pata de palo.







Temujin dijo...

Gemma, las armas sirven para oprimir a los pueblos y las personas, pero también para liberarlos... Un saludo..

Angie dijo...

Yo creo que los niños tienen que jugar con todo aquello que despierte su imaginación. Una cosa es el juego y otra la vida real. El juego es su forma de interpretar el mundo de darle forma a su manera y tratar de entenderlo.

Creo que tus hijos aprenderán muchas cosas de tí, empezando por tu conocimiento y terminando por tu actitud.

Mi hijo se vistió de todo de pequeño, de pirata, de tomate, de picapiedra con mazo, de zanahoria.
También jugó a todo. A día de hoy todavía juega a las cartas Magic con sus amigos, le encantan las cosas de ciencia, pero su mejor juguete - con lo que podía hacer todo lo que quisiera y era una fuente inagotable para su imaginación- eran los legos. Todavía están en casa y todavía hace cosas con ellos, lo último un servidor caserito, que solo nos es útil dentro de casa. Yo, a día de hoy no sé para qué me vale a mí, pero ahí está.

El chándal es cómodo cuando tienen Educación Física y para jugar y tirarse por los suelos sin problemas de ropas. Y después, cuando crecen y hay que vestirse lo hacen. Que los alumnos vayan en chándal a clase no me parece irrespetuoso.

El móvil debe salir de los centros escolares, están todo el día con él. Lo tienen prohibido pero es igual. Da dado muchos problemas: graban a profes y a alumnos, lo suben a Internet; están todo el día enviándose y recibiendo mensajes. Una distracción total. Móvil que pillo móvil que va a Jefatura. Todos tienen móvil, a todos les compran móvil. No es necesario. Si alguien necesita contactar con un alumno lo hace directamente a través del Centro, no hay excusas.

Un saludo, Temujin, y disfruta de tus hijos, crecen sin que te des cuenta.

Temujin dijo...

Angie, espero que mis hijos tengan más conocimientos que yo, porque si no...
Respecto a lo del chándal, yo no estoy muy de acuerdo, entre otras razones, porque se debe tener respeto a donde vas, porque el chándal es prenda de gimnasia, yo soy partidario de uniforme, igual para todos. Así sobre todo en la etapa adolescente, no se producen discriminaciones y tonterías con las marcas.
Del móvil, ya lo has dicho tú todo.
Un saludo...