Gente que piensa.

martes, 6 de diciembre de 2016

La Babilonia de los estúpidos



Detesto los transportes públicos colectivos, no dudo de su supuesto beneficio social o su supuesto beneficio "ecológico" (muy dudoso, pues hay otras formas de producir energía más viables y razonables que quemar restos de animales y plantas podridos, pero bueno..).


No me gusta viajar en manada, no me gusta carecer de autonomía de decisión, de pararme donde me de la gana o de tener que decir al conductor, ¡¡¡pepe, para, que me meo!!!.

No puedo evitar la comparación con un camión de ganado, donde se meten las reses en un sitio y se las saca en otro, sin que ellos puedan hacer nada.
.
 La honrosa excepción a mi aversión a los transportes públicos eran los antiguos trenes con compartimentos, conocí uno, el Santander Mediterraneo, que en aras de la "nueva comunicación del siglo XXI" fue desmontado por un gobierno que decía ser socialista, para beneficio de no se que zonas en detrimento de otras, todo muy socialista y europeo.

Viaje varias veces en él, tenia compartimentos, iba lento y en verano abríamos la puerta, nos sentábamos en la escalera y veíamos el mundo pasar.
Compartíamos un cigarrillo entre dos amigos, no eran los tiempos donde fumar seria causa de que el mismo gobierno que te lo vendía, te acusase de casi crímenes contra la Humanidad por fumar y te sancionase por consumir lo que él vende.
El Santander Mediterráneo fue la excepción que confirma la regla.

Creo que hay que viajar sin hora, sobre todo cuando uno sale más allá de los cien kms a la redonda que nos son familiares. Así que, cuando uno sale para Córdoba, por ejemplo, uno sale y ya llegará, es estúpido viajar con prisa y sin disfrutar del camino.

Una vez fui en el Ave a Córdoba, hace muchos años, joder, puntual como ninguno, ni un minuto de retraso, todo limpio, aseptico, casi sin olores, vamos... una autentica mierda...

En un cajón sin separaciones, todo el mundo hablaba con el móvil con gente a kilómetros de distancia, ignorando a su compañero de viaje, todos tremendamente ocupados haciendo gestiones, y el que no las tenia, llamaba para decir que iba en el Ave y que es un tren muy puntual y que esta mu guay...

Parecía la Babilonia de los estúpidos, todos hablando y ninguna comunicación .

Me hice la firme promesa de no volver a montarme en un artefacto de estos.

Yo viajo bastante en coche, casi siempre solo (por profesión), algunas veces paro ante un paisaje, un olor a campo después de llover, una luz que sale entre las nubes y... muchas otras... en las cantinas de pueblos, o bares de carretera, observo al paisanaje, hablo con camareros y cantineros, auténticos psicólogos en muchos casos, intercambio información.

Si estoy en pueblos hablo del campo, si estoy en bares de carreteras del estado de las mismas, si llueve hablo del tiempo y si no, también.

Si aguantas dos rondas, las conversaciones derivan y es increíble la información y los sentimientos que dos desconocidos pueden llegar a compartir.



He vivido de conversar con la gente muchos años, creo que lo hago de forma digna y honrada; digo, en casi todos los sitios, a que me dedico y es increíble ver como la gente te ayuda a que te ganes la vida, algunos dicen:  puedes ir a ver a tal, que tiene camiones, otro te dice que hay uno que tiene un camión viejo...todos se solidarizan contigo y con el mal estado de la economía...

Creo que hay una solidaridad entre los que nos vemos trabajadores, asombrosa y cuando dices que te ganas la vida con esto, la gente te ayuda de forma altruista.
Disfruto con mi trabajo y con la compañía, por eso no me gusta los transportes colectivos se pierde el encanto de viajar.

Los viajes son para disfrutarles, para mi son como la vida, podemos hacer el viaje o disfrutar viajando y yo soy más de disfrutar...
Por eso no me gustan los autobuses, ni los trenes modernos, ni los metropolitanos; no puedes parar y disfrutar. Te montas y ellos hacen el viaje por ti...



Que Fortuna nos haga más libres.

P.D. Esta entrada la tenia escrita hace tiempo es uno de los 385 borradores que tengo hechos y es la entrada 1.008 que he publicado. Pasa el tiempo.

24 comentarios:

Francesc Puigcarbó dijo...

ves, aqui andamos tu y yo al revés; no me gusta nada conducir y mira que llevo mas de 2 millones de kilómetros a la espalda, quizás sea por eso, pero no me gusta conducir ni el coche, prefiero el transporte público entre muchas cuestiones porqué viajando en él, incluso puedes ver el paisaje que en el automóvil no ves.

saludos

Teruelandia dijo...

Se nota que vives en un pueblo. En el mío observo que muchos agarran el coche para distancias que no superan los cinco minutos andando. Lo encuentro ridículo, pero cada uno es libre de hacer de su capa un sayo.

En una ciudad como Barcelona, donde resido, el coche es un auténtico engorro. No puedes aparcar en la calle y el tráfico es muy lento. Los parkings cuestan 3 € la hora y están donde están... Por eso soy forofo del Metro, sobre todo en horas "no punta". Allí puedo leer. Cuando no hay otro remedio recurro a autobuses o tranvías. Solo para distancias de hasta 400 kms. recurro al coche. Para más largas, AVE, avión, tren convencional...Además ya me hacen descuento por la edad.

El coche tiene los días/contados. Al tiempo...

Saludos

Tot Barcelona dijo...

Yo, sin embargo, no tengo problemas de parquing, ni de conductor. Nooo, nooo, si que tengo coche, siiii. Un Bentley, para ser más exactos. Lo conduce Romualdo, un filipino asentado en Barcelona por el cual pago muy poco de sueldo y según mi gestor, casi nada (por no decir nada) de seguro social.
Por el parquing no hay que preocuparse, en la finca que tengo en la Pedralbes, que está justo cesped con cesped tocando a una del Honorable Pujol (porque es Honorable hasta que no se demuestre lo contrario, y no demostraran nada), pues tengo lugar suficiente para una decena de vehículos.

Estoy de acuerdo contigo en que los viajes son para disfrutarlos y no viajar en tren, aunque el billete sea de primera, siempre corres el riesgo de encontrarte con nuevos ricos que quieren aparentar más de lo que son.

Yo de cantinas ¿cantinas ? no se. Suelo pisar Loewe, Ambassador, Le cuine de Argent...siii, siii , alguna vez fui al Bullit, pero es que hay demasiadas mesas y el ruido de los tenedores es insufrible ¿no te ha pasado ?.

Y si estoy en los pueblos no me pasa lo que a ti, ¿ves?, yo voy con cady y coche eléctrico, y y me buscan los hoyos. Tienes que usar el palo del tres, darle con fuerza y al mismo tiempo pensar que Zapatero vuelve a gobernar...¡ verás que tiro que te sale ¡.

Ahhh, y si, yo puedo aguantar dos rondas, y sino mi chofer, Romualdo, me aguanta a mi. No problem, que dicen los de USA.

Y si, ni los autos de buses (no se lo que es pero el nombre no me gusta nada de nada), ni los trenes estos modernos. No. Que no y no.

Estamos en muchos puntos de acuerdo.

Bueno, te dejo, me llaman del Shoping Center de NY. y, fíjate que mal gusto que tiene Lorena, quiere que le lleve a comer angulas con Clicot del 87, cuando todo el mundo sabe que lo mejor ahora y siempre son las ostras con Dom Perignón del 92.

Te dejo...las prisas, sabes...

Rodericus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Loam dijo...

Viajar, lo que se dice viajar, sólo está al alcance de los ricos o de los aventureros liberados del tiránico cronometro. El resto, es decir la mayoría de la gente, simplemente se "traslada" de un punto a otro. Yo recorrí buena parte de Europa en auto-stop y nunca tuve el más mínimo percance, claro está que de eso hace muchos años. Ahora y gracias a los medios de intoxicación de masas, la solidaridad del caminante y la hospitalidad del lugareño se han perdido, todo el mundo sospecha de todo el mundo. El miedo y la premura son los mejores pastores para conducir a la gente como si de ganado se tratara. Aunque es cierto que esas conversaciones espontáneas a las que aludes, esas que se propician en bares o lugares de paso, se siguen afortunadamente produciendo. No todo está perdido.

Si viajas de Madrid a Nueva York, por ejemplo, tardas no más que unas pocas horas... ¡pero te pierdes el océano! En cambio si vas en barco tardarás 7 u 8 días... En fin, lo dicho, una cosa es trasladarse y otra muy distinta viajar. Por eso aborrezco el turismo.

Salud!... y buen viaje.

Rodericus dijo...

Pues te recomiendo un viaje en el metropolitano de Barcelona, en hora punta.

Con todo dios en el interior de los vagones babeando con la mirada clavada en la pantalla del móvil, o con ese descerebrado que lleva la música regetón a toda pastilla en el walkman.

O esos tipos con una mochila voluminosa a la espalda ( ¿ que coño llevarán dentro ? ), que no se molestan en quitarse cuando suben al vagón abarrotado, y que usan como ariete para abrirse espacio por la fuerza al moverse.

También están los que no saben situarse al lado de las puertas al abrirse en el andén, y a los que estás obligado a arrollar para poder salir. O los que se quedan alelados en mitad de la puerta sin entrar o salir.

Ademá están los que deambulan por los pasillos abarrotados sin tener en cuenta el circular por su derecha, y a los que te dan ganas de apartar de en medio con un empujón.

Y todo ello amenizado por algún músico situado en los pasillos de enlace, que utiliza un atronador amplificador portátil, y que gracias a la acústica propia del pasillo, te acaba de destrozar los nervios y los tímpanos con una música que no es de tu agrado.

¡¡ Vente "pá" Barcelona, chaval !!

Torcuato dijo...

Hay viajes y viajes. Y formas de vivir que permiten viajar de una u otra manera.
Abrazo, Temu

Toy folloso dijo...

Aunque el Tomtom te libra de la muy deficiente señalización estatal, cuando toca viajar a una gran ciudad es mejor tomar un transporte colectivo y, una vez allí, moverse en metro.
Los problemas de aparcamiento pueden hacerte arrepentir de coger el coche....

Doctor Krapp dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Doctor Krapp dijo...

Estoy muy feliz de no tener carnet de conducir.
Estoy muy feliz de saber que el transporte privado tiene los días contados.
Estoy muy feliz de poder pasear por las calles o andar en bici en cualquier ciudad sin tener que estar pendiente de una panda de energúmenos en una máquina infame que ha matado más gente que Hitler o Stalin gracias a los combustibles fósiles va a acabar de desaparecer porque queremos y reclamamos una vida al alcance de nuestros pies, al lado mismo de nosotros.
Una vida para vivir y no para correr.
Estoy muy feliz y al mismo tiempo tengo miedo porque se que si mi felicidad no tuviera sentido, si seguimos con este nauseabundo tráfico que nos está matando, no habría lugar para vosotros automovilistas orgullosos ni para nosotros ciudadanos a pie... porque estaremos muertos y podridos.
Tú no quieres una Babilonia para estúpidos y a mi me horroriza esa Babilonia asesina para complacer a soberbios e inconscientes.
Saludos

Temujin dijo...

Francesc, yo tengo mis kms encima, la verdad es que nunca me he parado a contarlos. A mi me gusta conducir y si lo haces de forma tranquila te permite ver muchos paisajes y ademas pararte a verlos cuando quieras. Lo único bueno que veo del transporte publico es que puedes leer mientras viajas, pero te pierdes el viaje.
Un saludo

Temujin dijo...

Luis Antonio, yo no encajaría en una ciudad, incluso Burgos, que es en tamaño lo que un barrio de Barcelona me viene grande, los estacionamientos limitados en tiempo, el atraco a el usuario del coche por ay untamientos y especuladores urbanísticos es atroz. Yo he estado en coche por toda ESpaña y digo toda porque he estado en toda, he estado en Marruecos, Francia, Alemania y llegue a pisar Italia (la zona limítrofe con los Alpes) en unos viajes en solitario que disfrute mucho, cuando me cansaba paraba, cuando quería continuaba, no hay horarios ni apremios, no hay registros y eso es bueno, los colectivos limitan mucho la libertad.
Un saludo

Temujin dijo...

Miquel somos similares el otro dia estaba comiendo un solomillo asado a baja temperatura (como lo hacen los franceses, ya sabes) regado con un Château Mouton Rothschild 1945 en porron (of course) en la cantina de un bar y estaba hablando del tiempo y si el viento reinante iba a modificar mi par o acaso iba a ser mejor coger mi avion privado para montarme en mi velero privado y aprovechando el impulso de Eolo poder ir a Mónaco a jugar unas partidas en el Casino, te comprendo perfectamente.

Temujin dijo...

Loam, lo has descrito perfectamente, yo hice mucho auto stop cuando estudiaba fuera, aunque soy millonario me gustaba gastarme el dinero del viaje en juerga y luego buscarme la vuelta por mis medios, nunca tuve problemas como viajero. Cuando dispuse de vehículo he recogido muchas personas, pero muchas y solo tuve un percance con un tio que viendo mi juventud (tenia 19 años en aquel entonces) se quiso sobrepasar conmigo viendo presa fácil para sus libidinosos pensamientos, le hice callar y como no lo hacia, pare el coche, le saque a rastras y le deje en el cruce de Huerta del Rey en la carretera de Soria a Burgos en invierno y a las 10 de la noche, imagino que se le enfrió el espíritu, pero es que me saco de mis casillas. He pagado desayunos, bocadillos y tabaco a mucha gente, porque algunas veces les cogía y daban pena y he visto mucho agradecimiento en la gente. Puedo contar muchas anécdotas.
Afortunadamente no soy persona que me acobarde fácilmente.
Un saludo

Temujin dijo...

Rodericus he estado varias veces en Barcelona, pero siempre en coche, en Metro he estado en Madrid, en Londres y en Pekin (supongo que son similares) y no gusto, no cuestiono su eficacia, pero no me gustan las aglomeraciones de ningún tipo, me pongo muy de mala leche... pero mucho
Un saludo

Temujin dijo...

Torcuato, en esto también estamos de acuerdo, hay gente que ha recorrido miles de kms y no se ha enterado de nada y otros sin embargo tienen un pensamiento más abierto no habiendo salido de viaje casi nunca

Temujin dijo...

Toy Folloso , el tonto no te sirve de nada para viajar, te sirve para ir de un sitio a tu destino, nada más. Son chismes que he llegado a odiar, tuve uno cuando salieron y se me estropeo en la guantera de no utilizarlo.
Las ciudades que dicen estar para el ciudadano, estan en contra de los ciudadanos cuando les obligan a innumerables vericuetos para poder acceder a ellas. Es curioso como los que te obligan a dejar el coche "a tomar por culo" se aseguren sus plazas de parking justo debajo de su trabajo... una cosa es predicar y otra dar ejemplo.

Temujin dijo...

Doctor Krapp siento decirte que te has equivocado, yo vendo camiones pero creo que el motor de combustión interna es un atraso, es nauseabundo (a pesar de que por ejemplo un camion contamina 25 veces menos ahora que hace 15 años, no un 25%, veinticinco veces menos), es un laste del siglo XX, es enérgicamente ineficiente porque más del 80% de la energía se desperdicia y creo que en breve se vera sustituido por energías alternativas más baratas, más limpias y sobre todo más eficaces. No se vera sustituido el transporte privado aunque muchos son los que prefieren que solo sean ellos los que se puedan desplazar a su libre albedrío y a los demás confinarnos a cajones móviles en rebaños, como ovejas sin criterio. Si uno tiene un trabajo móvil, debe desplazarse y lo debe hacer cuando su trabajo lo necesita, se que soy una especie en extinción y los viajeros profesionales desparecemos en breve. Pero no así los viajes individuales, puede que estos en una mala entendida conciencia civil se queden relegados a privilegiados que puedan pagárselos, pero todos habremos perdido algo.
El viajar, arrancar tu medio de transporte y decidir en ese momento a donde quieres ir es un elemento de libertad que no has disfrutado, decidir que te quieres quedar unas horas más en un sitio, porque te da la gana, o pararte porque ves un sitio singular porque te apetece, así de sencillo es la diferencia, la gran diferencia. El dia que un hombre no pueda decidir donde pararse o donde arrancar habremos perdido una parte importante de nuestra libertad, porque solo veremos, como lo ven los turistas de las ciudades turísticas la parte de la realidad que ellos quieren que veas.

Un saludo

Doctor Krapp dijo...

Mi texto es conscientemente provocador ante lo que escribes en el tuyo. No puedes calificar el transporte público como la Babilonia de los necios cuando es la única alternativa viable y rápida en las ciudades. Un transporte limpio, rápido y cómodo para todos.
No creo que desaparezca el transporte privado, más bien me inclino a pensar que la gente no verá el coche como el centro de sus vidas y solo lo usara fuera del contexto urbano. Por lo tanto, la gente alquilará coches eléctricos porque le resultará más rentables que comprarlos y quizás o sin conductor cuando los necesite por trabajo o afición.
Esa es la alternativa más positiva lo demás es el apocalipsis petroquímico.
Te dejo un interesante enlace de Enrique Dans:
https://www.enriquedans.com/2016/12/el-trafico-las-ciudades-y-la-inevitabilidad.html
Saludos

Gemma dijo...

Yo veo muy difícil que quiten los coches de las ciudades, quizás restringir la circulación y tratar de duplicar las zonas verdes serían dos medidas a tener en cuenta si queremos mejorar la situación medioambiental. Los impuestos de circulación tienen un sentido en las ciudades y en los pueblos. Instaurar definitivamente el coche eléctrico sería una "hazaña" digna del siglo xxi y fomentar el uso de la bicicleta pero construyendo en las vías de circulación carriles adecuados, seguros y con sentido. Los autobuses tienen poco sentido si se busca la rapidez pero hay un gran número de personas mayores que viajan más cómodos y de una forma más agradable en bus que en metro. Hablamos de trayectos cortos que no pueden realizar a pie que podrían coger el metro pero que ni disfrutan del paisaje urbano ni de la luz de sol o del auténtico color urbano que luce en todo su esplendor en los días grises de lluvia, son pocos días al año. Encuentro en general muy caros los transportes urbanos teniendo en cuenta que se recepta muchos impuestos de circulación y muchos ibis y tasas turísticas.. Es verdad que hay la tarjeta de los pensionistas y otros formatos que intentan paliar el abuso del billete sencillo pero creo que si contabilizaramos la cantidad de ticadas hay un beneficio a favor del pasajero que día a día, año tras año, brilla por su ausencia. El metro para mi es totalmente prescindible, hay días que círculo en moto y otros que madrugo un poco más solamente para disfrutar de un paseo libre y mundano, me gusta ver como se duermen las ciudades por la noche pero también como se despiertan..y el coche me encanta, justamente por lo que dices, tienes una libertad incomparable, es el libre albedrío, no se que nos pasa pero en ese libre albedrío, en esa carretera que sabes donde te llevará pero no de que manera, muy pocos, son los que en ese momento deciden dar marcha atrás. Somos capaces de aguantar estoicamente caravanas de tres o cuatro horas.. Y es que esas caravanas desquiciantes de puente tienen su encanto.. Mark knoffler tiene canciones de once minutos y medio y hay como una sensación en el aire de que todo el mundo concentrado en ese atasco lo hace, por algo.

María dijo...

A mi me gustaría poder decir que detesto los transportes públicos si tuviera la oportunidad de usarlos, donde vivo... solo disponemos de tren y fin! ... en Madrid por ejemplo, he subido al metro pocas veces pero me parece un medio de transporte utilísimo, rápido, silencioso y si como yo viajas en horas que no son punta, hasta cómodo ¿ te imaginas donde meterían su coche los miles y miles de personas que cada día se desplazan desde sus casa a sus trabajos en ciudades como Madrid o Barcelona? El tren me gusta pero tb lo he usado poco, me acuerdo de ese tren que comentas de compartimentos que usaba cada sábado cuando tenía que ir todos los sábados al conservatorio desde Ponderada a León... nosotros le llamábamos el catalán porque era el que hacía la ruta Barcelona Galicia ... en fin, era como viajar en el pasado a lo Ana Karenina ;) Ahora solo suelo viajar en coche o avión, los viajes largos en avión, los medianos en coche, me gusta conducir sobre todo en carretera.. en ciudad nada, pero soy un desastre de la orientación así que si quiero llegar a donde debo a tiempo o voy con muchísima antelación y no suelo poder o me meto en un avión que salvo el rollo del embarque es rápido y cómodo.

Ese autismo general que comentas de los transportes públicos es el mismo que vivimos en la sociedad, cada uno va a su bola y nadie se preocupa lo más mínimo del de al lado.
Comprendo que te guste ese trato de tú a tú... a mi tb, pero no me gustan los bares ni las cafeterías jaja a ti te imagino perfectamente de palique en los bares de carreteras y cafés donde pares, seguro que te haces con la concurrencia en un plis las.. hasta aquí se te ve llanote al margen de ser vendedor.. siéndolo ...buuuffff te los comerás con patatas con tu encanto!


Muchos besos guerrero...
Me voy a coger setas ya debería haberme ido pero .. te he visto jaja
X escribe en muchos de los blogs que leo, a todas horas por cierto y sin embargo no tiene blog, por eso se lo he dicho ;)


Disfruta mucho de hoy...
Sal al bosque y abraza árboles en vez de talarlos, de verdaaaad... jaja te dan energía!!!!
Bueeeno a ti te sobra ; )


Temujin dijo...

Doctor Krapp, personalmente detesto a los que ven un coche como un fin, a los que se endeudan por comprar un monton de chatarra que a los 15 años sera viejo, no es esta vision la que veo, yo lo veo como un medio para otros objetivos, que son conocer otros lugares, otras personas, otros paisajes, otras situaciones. El que piense que el futuro es el motor de combustión o explosion interna, no sabe lo que dice, es caro, es ineficiente, es sucio y genera muchos problemas de todo tipo. El futuro es la electricidad y supongo que parte de la carrocería servirá para captar energía, aparte de la frenada y las inercias, por ahí irán los tiros, aparte de l consabido enchufe, pero ... ¿que harán los ministros de Hacienda cuando no tengan combustibles que impuestar? El combustible fosil da mucho dinero a mucha gente y son muchos los gobiernos que sacan rédito de los mal llamados impuestos ecológicos, pues si fuesen ecológicos de verdad, los prohibirían, ya hay tecnología alternativa.
Creo que uno de los derechos fundamentales del hombre es el de moverse libremente y creo que también tenemos derecho a utilizar energías limpias y baratas, la dictadura energética es otra forma de opresión infame, pero aceptada por todos.
Yo solo voy al centro de Burgos a cortarme el pelo, a una peluquería donde lo llevo haciendo hace más de 20 veinte años, los parking me producen nauseas y las aglomeraciones no me gustan...Respecto al escrito que me referencias, yo voy más allá, ¿es normal estas aglomeraciones de millones de personas?, voy a Madrid seis o siete veces al año y no me gusta lo que veo y tampoco creo que el transporte publico solucione nada al respecto, siempre les veré como hormigueros, quizás es que soy de provincias.

Temujin dijo...

Gemma nunca he estado en un atasco de tres horas, seguramente me comeria el volante y parte de la tapicería. En muchas ocasiones prefiero carreteras secundarias que pasan por pueblos, donde no hay trafico y en no pocas ocasiones todavía, no hay cobertura de móvil, ese es mi medio ideal. Cuando no tenia coche, iba al centro andando, sobre 20 minutos y volvía andando por la noche, se de lo que me hablas. He vivido en Burgos desde que nací hasta los 29 años y creo que me habré montado en autobús urbano en toda mi vida no más de 10 veces, nunca me senti a gusto y siempre me entro un complejo de hormiga o de oveja en ellos, ahora arrancan, ahora paran, suben y bajan, no me gusta.
He tenido moto muchos años, de campo y de carretera y es una sensación única el perderte por carreteras y caminos sin saber muy bien donde vas a llegar a parar, por lo menos, para mi...

Un saludo

Temujin dijo...

Maria en Burgos el tren desapareció por obra de socialistas que quitaron el Santander Mediterraneo inacabado y por obra de esta comunidad histórica inventada que solo piensa en Bayadoliz y es que para ir en tren de Burgos a Madrid que geográficamente es linea recta, hay que ir primero a bayadoliz. Estamos aislados por tren, no hay, así de sencillo.

Yo hablo con todo el mundo y como lo llevo haciendo toda la vida, se me da muy bien, se manejarme bien en esos mundos de dios, como mido 1,88 y peso noventa y tantos kgr no suelo pasar desapercibido en los sitios y lo que pudiera ser una tara, lo convierto en virtud, la verdad es que soy bastante empatico y procuro hablar primero de lo que a la gente del lugar donde voy le interesa, ¿y que le interesa me diras? pues solo hay que fijarse en lo que ves cuando pasas.

La gente esta encantada de conocer a gente a cientos de kms y no conoce a sus vecinos, asi somos de listos, eso... a mi, tampoco me pasa..
Cojo la leña que necesito, no más y con esa leña soy un poco más libre de la tiranía energética y ademas hago ejercicio sin ir a gimnasios ( que son otros sitios que odio).

Besos